22 de febrero de 2018 16:52

Jimmy Kimmel: risas, sarcasmo y política en su regreso a los Oscar

Jimmy Kimmel durante un juego de la NBA 2018 en el Staples Center el 18 de febrero de 2018 en Los Ángeles, California. Foto: AFP

Jimmy Kimmel durante un juego de la NBA 2018 en el Staples Center el 18 de febrero de 2018 en Los Ángeles, California. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia DPA

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Jimmy Kimmel vuelve recargado a la gala número 90 de los Premios Oscar. Tras la equivocación de la academia el año pasado con la estatuilla a la Mejor Película, el humorista intentará borrar lo sucedido en una ceremonia que seguro estará marcada por los movimientos #MeToo y #NeverAgain.

Más de 14 años de experiencia en vivo con el show que lleva su nombre son suficientes para saber que Kimmel lo logrará.

Su versatilidad y buen sentido del humor serán claves para borrar por completo el momento en el que el actor Warren Beatty anunció a La La Land como ganadora siendo en realidad Moonlight.

La equivocación no fue de Beatty sino de la Academia, por eso de inmediato entró Kimmel a intentar arreglar el incómodo momento que pareció un "déjà vu" de lo ocurrido dos años antes en la gala de Miss Universo cuando coronaron por equivocación a la representante de Colombia.

"En lo personal culpo a Steve Harvey (presentador del Miss Universo) por esto", bromeó Kimmel en medio de la confusión que lo rodeaba.

Esa genialidad para improvisar y reírse de sí mismo ha hecho de él uno de los personajes con más reputación en el mundo del entretenimiento.

El actor Matt Damon ha sido por años objeto de las burlas de Kimmel. No obstante, comparte fuerte una amistad con él.

Ambos bromean dentro y fuera del set de televisión. Por eso para Damon, la equivocación del año pasado fue una demostración de la calidad del trabajo de su amigo. "Jimmy comenzó a decir desesperado que habían dado el premio equivocado y yo solo pude decir detengan todo. Miré hacia arriba y luego se desató el infierno pero él supo manejarlo", dijo Damon al recordar el incómodo momento.

Kimmel ha logrado mantenerse durante una decena de temporadas con su programa Jimmy Kimmel Live, de la cadena ABC, cuenta con 11,1 millones de seguidores en Twitter y ha presentado en dos ocasiones (2012 y 2016) los premios Emmy a lo mejor de la televisión estadounidense.

En la divertida promoción que ABC sacó para los Oscar en enero pasado se le ve sin embargo un tanto obsesionado con la épica equivocación y muy confundido con la decisión de la Academia de tenerlo nuevamente presentando.

"La peor parte es que ellos quieren que lo haga otra vez", dice el presentador en lo que sería una sesión psicológica que termina con los gritos del experto que le pide salir "de inmediato del consultorio". "No encuentro la puerta", dice Kimmel, "usa una ventana", insiste el terapista.

El comediante nació en Nueva York y creció en Las Vegas en el seno de una familia tradicional, católica y de ascendencia ítalo alemana.

Kimmel, de 50 años, comenzó su carrera en 1989 y desde ese entonces no ha parado. Cuenta con una estrella en el paseo de la fama de Hollywood y cinco premios de televisión. Tal vez lo más destacable de Kimmel es la sinceridad con la que ha manejado momentos difíciles de su vida frente a las cámaras, en las que se muestra como un hombre común que en ocasiones no puede contener las lágrimas.

En mayo pasado, lloró al revelar que su hijo recién nacido, William, había sido diagnosticado con una enfermedad cardiaca y debió ser operado a las pocas horas de haber llegado al mundo.

No obstante, el presentador tomó como ejemplo su caso para criticar al presidente Donald Trump y su plan para derribar el Obamacare, la reforma de salud impulsada por Barack Obama que permitió a más de 20 millones de personas tener un seguro médico.

Esa capacidad de reinventarse y generar empatía en la audienciaes una de las razones por las que la academia volvió a llamarlo para dirigir la velada de las nueve décadas.

"Estamos tratando de superar lo del año pasado. Tuvimos un incidente que solucionamos en ese momento. Tenemos un equipo para mostrar que cuenta con la experiencia en producción en vivo y estamos felices de contar con ellos: las personas correctas en el momento correcto", dijo la presidenta de la Academia, Cheryl Boone Isaacs, en diálogo con la revista Variety.

Kimmel tiene sin duda mucha tela que cortar en esta ocasión. Además del reto de regresar con la cabeza en alto tras la metida de pata, que al final fue por culpa de los sobres, tendrá la oportunidad de hacer una de las cosas que más disfruta: hablar sobre la actualidad política de su país.

Los movimientos #MeToo y #NeverAgain, creados para luchar contra el acoso y el abuso sexual y el uso indiscriminado de armas, respectivamente, son solo dos tendencias que seguro tendrán cabida en el evento cinematográfico más importante del mundo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)