24 de junio de 2014 09:29

Con jazz, reggae y rock también se celebra el Inti Raymi

Un grupo de músicos durante la presentación del Inti Raymi o Fiesta del Sol que conmemoran los países andinos y que marca el Año Nuevo Indígena en Madrid. Foto: EFE
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 7
Contento 0
Redacción Sierra Norte

La Fiesta del Sol o Inti Raymi, en quichua, se vive con jazz, reggae, y rock. Esa es la propuesta del Hueso Fest 2014 que está vez congregará en Ibarra, en el norte de Ecuador, a nueve bandas del país.

Esta es una vitrina para la música independiente y que se une al festejo ancestral pero con una visión contemporánea, comenta Esteban Farinango, uno de sus organizadores.

El 28 de junio próximo iniciará la jornada cultural en la que durante 10 horas actuarán agrupaciones que interpreta diversos géneros musical.

Se trata de las bandas Jazz the Roots, Fat Chancho, La máquina Camaleón, Finlandia/Singapur, Veda, Lsd25, Disorder, Cabal y GNVM.

Este es de uno de los pocos espacios para difundir las nuevas corrientes musicales en la capital imbabureña.

También es una manera de exponer las agrupaciones de alto nivel que hay en el país.

Una de ellas, Jazz the Roots, esta agrupación quiteña, mezcla la estética y el lenguaje de jazz. Uno de temas más populares es Central Hall (2013).

El Hueso Fest, que nació de la idea de varios ibarreños, no tiene apoyo de ninguna institución.

Sin embargo, al igual que en la Fiesta del Sol, que celebran los indígenas de la Sierra Norte, se mueve gracias a la solidaridad. Es los que los organizadores denominan el “acolite” de los músicos, que no cobran por sus actuaciones.

Al igual que los grandes festivales, en el Hueso Fest también es importante el cartel promocional. El autor de todas las ediciones es Felipe Enríqez. Este último –explica- es una mezcla de las tradiciones indígenas como la Fiesta del Florecimiento o Pawkar Raymi con un danzante.

Jorge Luis Narváez, gestor cultural ibarreño, le denomina el Inti Rock porque se dan cita lo más alternativo de las tribus urbanas como emos, ponkeros, hiphoperos.

Se trata de un concierto de garage, que se realiza en el patio de una casa, pero es muy vital, señala Narváez. “Aquí el mosh, a diferencia de las acrobacias y choques violentos que hay en los grandes conciertos, se danza en su propio terreno”.

Siempre ha sido una escena alternativa en donde se han presentado grupos como Koma o Los Nin. Es uno de los festivales más simpáticos de Ibarra.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)