7 de julio de 2017 22:30

Jamiroquai vuelve dispuesto a recuperar la corona del neofunk

Jay Kay ha aparecido con un casco de plumas metálicas con ledes, versión modernizada de su habitual gorro de plumas de gran jefe indio, y ha arrancado con Shake it on, de su nuevo disco 'Automaton'.

Jay Kay ha aparecido con un casco de plumas metálicas con ledes, versión modernizada de su habitual gorro de plumas de gran jefe indio, y ha arrancado con Shake it on, de su nuevo disco 'Automaton'. Foto: Agencia EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Jamiroquai ha vuelto a la carga tras siete años de silencio discográfico y ha hecho bailar a la multitud en el festival Crulla de Barcelona con su combinación de neo-funk y música disco, puesta al día con ritmos electrónicos.

El público le ha dado una bienvenida entusiasta y ha abarrotado el escenario principal, mientras los otros cinco espacios de conciertos perdían espectadores a ojos vista. Jay Kay ha aparecido con un casco de plumas metálicas con ledes, versión modernizada de su habitual gorro de plumas de gran jefe indio, y ha arrancado con Shake it on, de su nuevo disco 'Automaton'.

Otras canciones de este álbum, como Dr Buzz han sonado durante la primera parte del concierto, alternadas con temas de la anterior etapa, mientras el público se abría paso a codazos para intentar ver algo más que las pantallas gigantes.


Cuando las riadas de gente se han estabilizado mínimamente, los presentes se han podido meter de lleno en el concierto y los jóvenes, muchos teniendo en cuenta que se trata de una banda que eclosionó en los noventa, han bailado codo con codo con los veteranos.

A Jay Kay se le veía incómodo con su casco de ledes, que le obliga a llevar guantes y chándal de manga larga para esconder los cables con los que acciona los movimientos de las plumas, pero contento con la acogida del público y agusto con la banda.

Antes de que Jamiroquai haya resucitado el espíritu lúdico de la música disco de los setenta, el Crulla ha tenido una tarde ajetreada, en la que la buena música con conciencia política a marcado la pauta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)