7 de agosto de 2014 17:54

Jaime Nebot criticó el cierre de una fundación en Guayaquil

Jaime Nebot
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 0
Redacción Guayaquil

La falta de recursos y las regulaciones del decreto No. 16 preocupa a las organizaciones de la sociedad civil (OSC). El pasado 19 de junio de 2014 venció el plazo para el registro en el Sistema Unificado de Información de las Organizaciones Sociales. Pero se emitió una prórroga de 180 días.

Algunas partes del decreto inquietan a los directivos de fundaciones y asociaciones de voluntariado. La Asociación Coordinadora de Voluntariado del Guayas (Acorvol) fue creada en 1973 y actualmente agrupa 72 organizaciones. Para el próximo 14 de agosto convocará a una reunión para analizar la disposición presidencial.

Alba Viteri de Salame, presidenta de Acorvol, asegura que el Decreto tiene aspectos positivos. La regulación es necesaria, precisa. Pero existen ciertos parámetros que resultan difíciles de cumplir, particularmente por la falta de presupuesto.

“Todas las instituciones atravesamos por una crisis económica (…). El Decreto dice que cada institución debe tener dos fiscalizadores para las auditorías; tendremos que buscar auditores que no nos cobren. No nos asusta presentar informes, lo hacemos. Pero otra regulación dice que las ONGs deben tener centro adecuados físicamente. Lastimosamente, muchas trabajan en pequeños espacios que con gran esfuerzo lo han conseguido”.

De ahí que Viteri sugiere que el Estado ayude a las organizaciones a conseguir mejores espacios para desarrollar su labor.

Fundación Crecer era parte de Acorvol, pero dejó de funcionar. Su cierre coincidió con la aplicación del Decreto presidencial para las OSC. No obstante, en un comunicado, los directivos de Crecer aclararon que la suspensión no se relaciona con el decreto 16, sino por el cierre de los centros populares de educación compensatoria.

Esa era su misión, dar clases cortas de nivelación a los niños de la calle (de 7 a 12 años) para que ingresen a los colegios y luego logren graduarse. La entidad laboraba desde 1989 y dio servicio a más de 600 niños.

El alcalde Jaime Nebot criticó el cierre de esta fundación. “Las nuevas normas son excesivas, así lo consideran también las personas que están en el mundo del voluntariado”, dijo en un enlace radial en esta semana.

En 2011, con fondos de la Teletón por la vida, la Municipalidad de Guayaquil construyó y equipó el edificio donde operaba Crecer, en el norte de la ciudad. Nebot explicó que la edificación será recuperada y buscarán otra fundación para que continúe con esta labor.

Ayer (6 de agosto de 2014), durante un recorrido de obras, el alcalde reiteró su inconformidad con los controles a las OSC por parte del Gobierno. “Una cosa es regular una actividad que está bien, otra cosa es hacer prácticamente imposible ejercitar esta actividad, y lograr con ese entorpecimiento que muchísima gente que sirve deje de servir. Los perjudicados de eso son los pobres”, dijo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)