19 de agosto de 2017 00:00

Instructivo regula la publicidad de los procedimientos estéticos

El 21 de julio en Guayaquil hubo un plantón de familiares de víctimas de cirujanos plásticos, pidieron más control.

El 21 de julio en Guayaquil hubo un plantón de familiares de víctimas de cirujanos plásticos, pidieron más control. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3
Elena Paucar

No acordaron un precio. Solo tendría que difundir el nombre de la especialista en sus redes sociales para enganchar a más usuarios. Y eso no resultaba difícil para Mario Vélez, con más de 300 000 seguidores en Instagram.

Hasta antes de la infiltración para dar un retoque a su nariz, la joven estrella de pantalla tenía un segmento propio en un programa de la mañana. Y antes su fama se catapultó gracias a algunos realities. Después del procedimiento estético, la televisión tuvo que esperar.

No era una cirugía, era solo una inyección y eso le agradó; no hubo más información. Fue a su consultorio, le sedaron y sintió el pinchazo, muy doloroso. “Supe, por otros médicos, que quizá la aguja me tocó una vena, dejó de circular sangre y oxígeno, y la piel empezó a morir. Se hizo una necrosis”.

Que la gente acceda a información “precisa y no engañosa” es el fin del Instructivo de regulación de publicidad de servicios con fines estéticos. Rige desde mayo y su cumplimiento está a cargo de la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de Servicios de Salud y Medicina Prepagada (Acess), del Ministerio de Salud.

El doctor Edy Quizhpe, su director ejecutivo, recalca que se trata de proteger al usuario. Los responsables de los centros estéticos están al tanto. Toda publicidad que se emite en medios impresos, radiales o televisivos debe ser revisada por Acess. El centro debe presentar el dato a la agencia, que en 15 días evaluará que el contenido sea “claro, preciso y veraz, que no induzca a error”.

Por ahora continúan con la difusión del instructivo y solo han recibido dos solicitudes de revisión de publicidad. En el país, la Acess tiene 280 servidores para sus operativos de control. A inicios de este año detectaron 90 centros, algunos funcionaban sin permisos y 12 fueron clausurados.

Desde mayo, con la norma, parte del equipo monitorea la publicidad en medios masivos. Según Quizhpe, hacen ‘inteligencia’ al pasar por usuarios para verificar lo que ofrecen. Los medios más usados son impresos y la TV en la noche. Desde ahora están obligados a usar la frase: “Todo procedimiento quirúrgico implica un riesgo para la vida”.

El fiscal Enry Bazurto, de Personas y Garantías, lo ve necesario y cree que aportará a aplicar el Código Integral Penal, que sanciona la mala práctica profesional por muertes y lesiones. “En Guayas hubo 50 casos denunciados en el 2016 y en este año ya llevamos 22”.

Aunque el documento no menciona redes sociales, Quizhpe aclara que esta plataforma no es libre de supervisión. El artículo 6 de la Ley Orgánica de Salud trata de regulación y control de toda publicidad y promoción que atente contra la salud. Y el 2 de la Ley de Defensa del Consumidor habla de publicidad engañosa.

Quien le practicó la infiltración a Vélez sigue promocionando procedimientos estéticos en redes sociales. Él, en cambio, divide su tiempo entre la denuncia que puso ante la Fiscalía y su recuperación.

El punto negro que apareció en su nariz tras la infiltración se extendió como un moretón, hasta generar una quemadura de tercer grado. Se hizo una limpieza quirúrgica para retirar el tejido muerto y pasó por un injerto de piel.

“La especialidad se presta a ser manoseada, a que gente sin escrúpulos oferte cirugías como en un mercado”, dice John Villegas. El hasta hace poco titular de la Sociedad de Cirugía Plástica pide mirar la preparación del médico, desconfiar de combos e ir a centros legales.

La Fiscalía estudia las denuncias de Vélez y de Catherine Cando, reina de Durán, quien murió en el 2015 en una lipoescultura. La voz de su madre resuena cada mes en los bajos de la Fiscalía del Guayas.

Sonia Bravo también reclama junto a ella. Su única hija falleció en 2016, en una lipo. El médico la convenció para la cirugía; ahora él se sigue promocionando en redes sociales. Quizhpe explica que hay sanciones administrativas -como el cierre del centro- y penales -contra el médico-. La publicidad puede ser suspendida si se comprueban anomalías.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (1)