1 de septiembre de 2015 09:31

En el Alvernia, estudiantes de tercero de bachillerato recuerdan que este es su último primer día de clases

Son en total alrededor de 1 450 estudiantes, unos 350 alumnos del bachillerato. Foto: Mariela Rosero/ ELCOMERCIO

Son en total alrededor de 1 450 estudiantes, unos 350 alumnos del bachillerato. Foto: Mariela Rosero/ ELCOMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 2
Mariela Rosero
Redactora (I)

Una mezcla de sentimientos aseguran tener los alumnos que inician este 1 de septiembre el tercer año de bachillerato en la Unidad Educativa Alvernia, ubicada en la avenida de La Prensa y calle Flavio Alfaro, en Cotocollao, en el norte de Quito.

Este día, los estudiantes de primero, segundo y tercero de bachillerato acuden al primer día de clases dentro del año lectivo 2015- 2016, en las provincias de la Sierra y Amazonía. El todos los niveles son alrededor de dos millones de alumnos.

Estefanía Ayala, de 17 años, cuenta que no se siente emocionada como en años anteriores. "El último año de colegio está lleno de responsabilidades. También es un tiempo de tomar decisiones y es nuestro último primer día de clases de colegio". Ella se refiere a que deben rendir exámenes para graduarse de bachilleres y para tener acceso a cupos en las universidades. Además escoger qué carrera estudiar.

Sus compañeras congregadas en este plantel de corte religioso dijeron que es un año lleno de preocupaciones y de nostalgia. Será el último en el lugar en donde han compartido desde niños. Aunque, luego de dos meses de vacaciones, admitieron estar deseosos de conversar entre amigos.

Bolívar Ruiz, por su parte, estaba contento de que inicie el año lectivo. Está a cargo del bar de la institución desde hace cuatro años y en la temporada vacacional no tiene ingresos.  En el bar ofrece productos que no pasan de USD 1. Tienen choclo con queso, papi-pollo, chochos con tostado, hamburguesas. "Todo es cocinado y al horno. No tenemos nada frito".

Isabel Meneses estaba sentada junto a su hija Daniela Guerrero, de 17 años. Todos los años saca tiempo para acompañarla a la inauguración de la jornada escolar. Viven en Ponciano Bajo.
"No parece, pero ya este año se gradúa y tendrá que decidir qué carrera seguir para convertirse en profesional", dijo la madre.

Daniela está entre Psicología Industrial y Biología. La Alvernia es una unidad educativa, es decir recibe desde a niños de educación inicial hasta chicos de bachillerato. Son en total alrededor de 1 450 estudiantes, unos 350 alumnos del bachillerato.

Según el maestro de Ciencias Naturales, Jorge Saavedra, el plantel lleva 52 años brindando educación primaria y 27, secundaria.  "Una nueva jornada es un nuevo reto. Para los alumnos de tercero de bachillerato significa el reto de terminar un ciclo y obtener un título", señala Saavedra.

El establecimiento funciona de 06:50 a 13:00. En la puerta principal, esta mañana, una señora entregaba volantes. Eran de la Fábrica Multicolores. "Tenemos el uniforme de su colegio. Por la compra de su calentador reclame gratis un par de medias". Según el Ministerio de Educación hasta USD 354, un salario mínimo, pueden invertir padres en  útiles escolares y uniformes.

En la esquina del mismo y en los alrededores se encuentran cinco uniformados de la Agencia Metropolitana de Tránsito. Se observó a estudiantes con uniformes de colegios como el 24 de Mayo. Uno de los agentes, Juan Arévalo, indicó que todas las mañanas el esta zona hay dos uniformados pero por el ingreso a clases reforzaron el control.

De lo que conocen, los agentes metropolitanos de tránsito permanecerán en el sector por lo menos un mes. Les interesa ayudar a niños y adolescentes que se movilizan solos. En La Prensa pasan vehículos particulares, buses urbanos y el Metrobus.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (2)