17 de diciembre de 2017 00:00

La inequidad y la tormenta venidera

El aumento de la desi­gualdad puede ser el mayor desafío económico de nuestro tiempo. Cinco libros ayudan a entender el fenómeno. Foto: Agencias

El aumento de la desi­gualdad puede ser el mayor desafío económico de nuestro tiempo. Cinco libros ayudan a entender el fenómeno. Foto: Agencias

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Edoardo Campanella,
Project Syndicate (O)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El mundo se está volviendo cada vez ­­más desigual, y a un rit­mo asombroso. Según Oxfam, en 2010, 388 multimillonarios poseían tanta riqueza privada como la mitad más pobre de la población mundial. Para 2016, solo ocho personas lo hicieron. La Gran Recesión que siguió a la crisis financiera de 2008 ha golpeado especialmente a los vulnerables, mientras que muchos de los apostadores que la desencadenaron se han vuelto más ricos.

La acumulación de fortunas masivas por una pequeña cuadrilla de plutócratas representa el punto de inflexión en un fenómeno más complejo. Aunque el ascenso meteórico de China para convertirse en la segunda economía más grande del mundo (por PIB) ha comprimido la desigualdad a escala mundial, no es menos cierto que las disparidades en la mayoría de los países se han expandido rápidamente.

En las economías en desarrollo, las últimas tres décadas de globalización han producido una floreciente clase media urbana, pero han ampliado la brecha entre las ciudades y las regiones rurales. Y en las economías avanzadas, la globalización y el progreso tecnológico han conferido beneficios significativos a una pequeña minoría de profesionales altamente calificados, pero han exprimido a la clase media. El nivel de vida de aquellos que no se encuentran en la parte superior de la escala de ingresos se ha estancado, debido a la disponibilidad de mano de obra barata en el exterior y políticas de redistribución inadecuadas en el hogar.

Cinco libros analizados arrojan luz sobre diferentes dimensiones de este fenómeno multifacético. Todos ellos proponen soluciones reflexivas para una dolencia que ha comenzado a parecer intratable.

Un problema antiguo

Aunque la desigualdad ha sido una característica persistente de la civilización, no ha sido constante. Scheidel narra largos períodos de alta desi­gualdad seguidos por explosiones de compresión violenta, debido a eventos históricos catastróficos: los “grandes niveladores” de su libro. Específicamente, Scheidel designa la guerra masiva, la revolución violenta, el colapso del Estado y las pandemias letales como ‘Los cuatro jinetes de la ­nivelación’. Sus ejemplos más destacados son las guerras mundiales del siglo XX, las revoluciones rusa y china, la caída del Imperio Romano y la Muerte Negra.

Scheidel remonta el problema de la desigualdad a la Primera Revolución Agrícola, hace más de 10 000 años. Con el tiempo, los derechos de propiedad se convirtieron en una fuente de poder político o incluso de autoridad espiritual. Las estructuras sociales más allá del hogar comenzaron a formarse, dando lugar a clanes y tribus y, finalmente, a imperios y Estados. Al mismo tiempo, las disparidades entre los poderosos y los indefensos se consagraron en rígidas jerarquías sociopolíticas. En ausencia de cualquier interferencia externa, como invasiones o desastres naturales, las élites gobernantes disfrutaron de largos períodos de estabilidad y prosperidad económica creciente, y ofrecieron poca redistribución a la mayoría.

Pero como argumenta Scheidel, todas las sociedades eventualmente alcanzan un límite demográfico, político o tecnológico al nivel de desi­gualdad que pueden tolerar. Una vez que se traspasa este umbral de dolor, las intervenciones democráticas pacíficas no tienen ninguna compra. Solo el caos y la destrucción pueden restablecer la equidad en el sistema, al alterar el orden establecido, reasignar roles sociales y destruir activos físicos y otras formas de riqueza acumulada. Scheidel llega a la conclusión de que no puede haber un término medio: la desigualdad extrema cede únicamente a los niveladores extremos.

El flujo de la desigualdad

Según Milanovic, la desi­gualdad es cíclica: crece y mengua continuamente, debido a fuerzas económicas, demográficas y políticas interconectadas. La desigualdad aumenta como resultado del crecimiento nominal del PIB, el progreso tecnológico y las actividades de cabildeo de intereses especiales, y cae por guerras, enfermedades y políticas redistributivas.

En la era preindustrial, según Milanovic, estas ondas se regían por dinámicas maltusianas (demográficas). La desigualdad aumentaría con el crecimiento de la población y el ingreso, y luego disminuiría cuando las guerras o las hambrunas redujeran la población y llevaran a la economía a niveles de subsistencia. La diferencia en los tiempos modernos es que, en lugar del crecimiento de la población, el cambio tecnológico y la globalización han sido los principales impulsores de la desigualdad.

La primera ola moderna comenzó a fines del XIX, cuando la industrialización y la integración económica crearon nuevas disparidades de riqueza. Pero en la década de 1970, la desigualdad había alcanzado nuevos mínimos, debido a las dos guerras mundiales, los trastornos políticos de la década de 1960 y el crecimiento en el número de graduados universitarios en los países occidentales. Desde entonces, sin embargo, el mundo ha montado una nueva ola, impulsada por los avances en las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y las políticas del Consenso de Washing­ton que propugnan el flujo de capital y la liberación del comercio. Y las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial están ampliando aún más la brecha entre los altamente capacitados y cualquier otro.

Separado y desigual

Para comprender cómo funciona una sociedad “clasista” moderna, no busque más allá de EE.UU. en el 2017. Una clase alta pequeña, predominantemente blanca, tiene una parte desproporcionada de dinero, poder e influencia política. Sus miembros, que constituyen el 20% de la población estadounidense, son profesionales altamente educados, bien remunerados y conocedores de la tecnología, que trabajan principalmente en finanzas y tecnología.

En el otro extremo están trabajadores poco calificados y de bajos salarios, cuya situación -educación inferior a la norma, viviendas en ruinas, empleo precario- se asemeja a la de los trabajadores en los países en desarrollo.

Como Temin nos recuerda, la división de clases de los estadounidenses tiene un claro elemento racial. Solo hay un afroamericano en la lista Forbes de los 400 estadounidenses más ricos para 2017. Al mismo tiempo, los afroamericanos constituyen casi el 40% de la población carcelaria estadounidense, pero menos del 15% de la población total; Entre los hombres afroamericanos, uno de cada tres cumplirá condena en algún momento de sus vidas. Aun así, los afroamericanos no son los únicos estadounidenses que viven como ciudadanos de segunda clase. Una gran parte de la población blanca en el Rust Belt y en otros lugares también ha sido marginada, precisamente el segmento demográfico que colocó al presidente Donald Trump en la Casa Blanca.

Según Temin, solo la educación puede garantizar que los estadounidenses tengan la oportunidad de encontrar ­empleo en los sectores altamente calificados de la economía del siglo XXI. Pero las escuelas públicas en áreas de bajos ingresos son demasiado decrépitas y carecen de fondos suficientes para ­brindar a sus estudiantes las cali­­fi­caciones necesarias para unirse a la élite.

Cómo vive el otro 80%

Como psicólogo, Payne está interesado en cómo la desi­gualdad afecta a las personas. Primero, explica: “la desigualdad no es lo mismo que la pobreza”, porque “hace que las personas se sientan pobres y actúen mal, incluso cuando no lo son”. Cuando las personas perciben grandes disparidades económicas entre ellos y los demás, toman decisiones sobre ahorros y finanzas personales, creencias políticas e incluso sus cambios de salud.

Más revelador que la posición en la escala de ingresos es el proceso subjetivo mediante el cual uno establece su propio estatus social. Según Payne, aquellos que se sienten más pobres que sus vecinos, sus padres -o algún otro referente-

tienen más probabilidades de sufrir depresión, trastornos de ansiedad, enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes, independientemente de su situación socioeconómica. No es sorprendente que las personas con estas condiciones tienden a tener una esperanza de vida más corta que el resto de la población.

En Estados Unidos, eso ahora describe a muchos blancos de mediana edad. Según un estudio histórico del 2015, de los economistas Anne Case y Angus Deaton, las tasas de mortalidad a la mitad de la vida han mejorado para todos los grupos demográficos de EE.UU., excepto para los blancos no hispanos. Como dice Payne, los miembros de este grupo no solo “mueren de cirrosis hepática, suicidio ... y sobredosis de opiáceos y analgésicos”, sino que “mueren de expectativas violadas”. A pesar de que “los blancos educados en la escuela secundaria” ganan más dinero en promedio que los negros con educación similar -escribe- los blancos esperan más por su historial de privilegios”. Crecieron creyendo, y constantemente les decían, que estarían mejor que sus padres. En cambio, han sido condenados a bajos salarios y trabajos inestables.

La vista desde el ático

Aunque fue publicado hace cinco años, ‘Los Plutócratas de Freeland’ siguen siendo el relato más incisivo e inteligente de cómo piensan y se comportan los más ricos del mundo. Pocos han observado a la élite global en la naturaleza tan de cerca, y durante tanto tiempo.

Los ‘superricos’, como los llama Freeland, son esencialmente una tribu que vive en un mundo separado que no tiene fronteras nacionales ni zonas horarias. Independientemente de dónde provengan, todos asisten a las mismas universidades de élite en el Reino Unido y los Estados Unidos. Después de eso, todos comienzan sus carreras en las mismas firmas de consultoría y bancos de inversión más importantes, asisten a las mismas conferencias exclusivas en Davos y Dubái, y vacacionan en los mismos lugares en Suiza y en los enclaves costeros de EE.UU. No tienen problema para gastar USD 3 millones, equivalente al ingreso anual promedio combinado de más de 50 estadounidenses, en una fiesta de cumpleaños. Y se lavan las manos incursionando en la filantropía.

Por supuesto, a pesar de estas similitudes, los ‘superricos’ no son todos iguales. Algunos son empresarios o artistas que crean un valor real para la sociedad. Otros manejan fondos de cobertura, firmas de capital privado u otras empresas que buscan rentas y contribuyen muy poco o nada. En cualquier caso, la mayoría no nació rico. Construyeron sus fortunas a través del trabajo duro, el talento y la disciplina. Comenzando en la escuela de párvulos, abrazaron la lucha de aula darwiniana para ganar la entrada a una universidad superior. Y como adultos, trabajan largas horas a expensas de sus vidas privadas. Al llegar a la cima, viven con un miedo constante a caer de la gracia.

Pero incluso si el mérito trajo a muchos de los ‘superricos’ adonde están, se han vuelto tan poderosos que pueden negar los resultados meritocráticos a todos los demás.

En busca de una curación

El mundo ahora está en un estado de limbo. Los niveles actuales de desigualdad difícilmente pueden considerarse estables o bajo control. Además, a medida que se acelere la innovación tecnológica, aumentarán las bajas. Sin embargo, según Milanovic, todavía estamos esperando que la ola actual llegue a su cresta. La desigualdad es alta, pero aún no es tan alta como en los períodos pico, justo antes de la Peste Negra y el estallido de la Primera Guerra Mundial.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)