9 de enero de 2017 00:00

Los indígenas saraguros celebraron con desfiles la fiesta de Tres Reyes

El viernes pasado se realizaron desfiles con personajes tradicionales por el centro del cantón Saraguro. Foto: Cortesia.

El viernes pasado se realizaron desfiles con personajes tradicionales por el centro del cantón Saraguro. Foto: Cortesia.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 12
Redacción Cuenca
(F-Contenido Intercultural)

La música andina y los danzantes fueron los principales atractivos de la celebración de Tres Reyes, que se realizó el viernes pasado en el cantón lojano de Saraguro. Con ello, finalizó el festejo del Kapak Raymi, que se inició con la Navidad.

En Tres Reyes se fusionaron las expresiones religiosas con las culturales propias de la cosmovisión andina. En las casas de los marcantaitas y marcamamas (priostes), ubicadas en las comunidades de Laguna, Tambopamba y Oñacapac, se iniciaron los desfiles de Tres Reyes que llegaron al centro de Saraguro.

Los priostes llevaron en brazos imágenes del Niño Jesús para la eucaristía de las 10:00 en el templo de San Francisco, y de las 11:00 en la iglesia matriz de Saraguro.

Allí, participaron personajes como los sarawis, wikis, músicos, osos, pandeteros, que son conocidos como los juguetes del Kapak Raymi. Son niños, jóvenes y adultos que se diferencian entre sí por los trajes coloridos que visten y por su papel en cada acto.

Al finalizar las eucaristías hubo danzas recorriendo las calles céntricas de este cantón, en el norte de Loja. Tras este desfile retornaron a las casas de los priostes donde se realizaron los dos últimos actos: una comida comunitaria para todos los presentes y la danza para abrir la trenza.

Este ritual del trenzado se cumplió antes, el pasado 23 de diciembre, en el inicio de la celebración de Kapak Raymi. Los niños bailaron alrededor de un palo que contenía cintas de colores largas y armaron una trenza especial, contó Luis González, de Lagunas. Cuando se deshace ese tejido finaliza la fiesta.

En el hogar de los marcantaitas Víctor Vacacela y Kattia Villavicencio, además se entonaron los villancicos en honor al Niño Jesús. Los osos, que están totalmente cubiertos con musgos, danzaron al ritmo de los tambores, el pingullo y el violín y realizaron diferentes movimientos tradicionales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)