8 de diciembre de 2015 12:49

La India y China quieren un acuerdo que sólo obligue a los países ricos

India, China, Brasil y Sudáfrica quieren que el pacto mantenga los principios de diferenciación entre ricos y pobres. Foto: AFP.

India, China, Brasil y Sudáfrica quieren que el pacto mantenga los principios de diferenciación entre ricos y pobres. Foto: AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Agencia EFE

La India y China, los dos países más poblados del mundo, mostraron hoy 8 de diciembre de 2015 su pretensión de que el acuerdo global que se prevé aprobar el viernes 11 de diciembre en la Cumbre del Clima de París (COP21) sólo sea de obligado cumplimiento en sus principales aspectos para los países desarrollados.

Los ministros de Medio Ambiente de las dos grandes potencias asiáticas presentaron junto a sus homólogos de Brasil y Sudáfrica (juntos forman el llamado grupo Basic) una declaración conjunta en la que expresan su empeño en que el futuro pacto mantenga el principio de diferenciación entre ricos y pobres. Este principio ya constituía un anexo de la Convención de cambio climático de la ONU de 1992.

Los ministros de los cuatro países respondieron a los medios durante casi hora y media, si bien fueron los titulares indio y chino los que defendieron con más rotundidad que las responsabilidades del futuro acuerdo recaigan fundamentalmente en los países desarrollados.

"Estamos decepcionados con el escaso apoyo prestado a la financiación (a los países en desarrollo) en los compromisos que han traído a París los países desarrollados", dijo el ministro indio de Medio Ambiente, Prakash Javadekar. "Ellos tienen el dinero y la tecnología, y la obligación de transferirlo a quienes no contamos con ello", agregó.

En la misma línea, aunque en un tono y lenguaje notablemente más suaves, se manifestó Xie Zhenhua, representante especial de Cambio Climático de China, quien destacó que el nuevo acuerdo "debe respetar los principios de la Convención" de responsabilidades diferenciadas de 1992.

El representante de China subrayó que su país persigue "un acuerdo legalmente vinculante y ambicioso para todos, un pacto transparente e inclusivo que no deje a nadie atrás", a pesar de que la cuestión de la "diferenciación" que acababa de poner sobre la mesa choca de lleno con la postura de Estados Unidos y la UE.

"Aquí no hemos venido a reescribir la Convención de cambio climático", incidió la ministra de Medio Ambiente de Sudáfrica, Edna Bomo Molewa, en el mismo sentido de mantener la diferenciación.

Los cuatro ministros coincidieron en que la postura del grupo Basic es muy constructiva y que están siendo muy flexibles.
Sin embargo, tan solo la titular de Medio Ambiente de Brasil, Izabella Teixeria, nombrada por la presidencia francesa de la cumbre como una de los 14 ministros facilitadores de las negociaciones, se mostró abierta a aceptar que se está "en un momento de encontrar soluciones".

Preguntados por los periodistas sobre aspectos concretos del acuerdo, la unión de los Basic empezó a mostrar divisiones. Una de ellas afecta al mecanismo de revisión de los compromisos climáticos presentados por los países, sobre el que sólo Brasil abogó por que "fuera transparente y cada cinco años", como piden los países más ambiciosos.

El ministro indio explicó, por su parte, que su país quiere que el proceso sea diferente para naciones desarrolladas y en desarrollo, y que la revisión se lleve a cabo cada diez años.

Xie Zhenhua remarcó que deben ser los países desarrollados los que implementen la financiación tanto antes como después de 2020 y que la contribución en esta materia del resto de países, entre los que se incluye China, "debe ser voluntaria", al tiempo que consideró la necesidad de incluir también al sector privado en este debate.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)