12 de marzo de 2016 00:00

Iluminación con estilo que cuelga de los techos de salas y vestíbulos

En Squadra se recomiendan lámparas en el desayunador. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO

En Squadra se recomiendan lámparas en el desayunador. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Redacción Construir (I)
construir@elcomercio.com

El uso de luz no tiene una sola intención en la decoración. En el caso de que esta se consiga con lámparas, cabe destacar que estas, además de iluminar, decoran.

Su uso para la ambientación de espacios garantiza una completa sensación de calidez dentro del hogar, asegura Andrea Rosero, propietaria de Moha Design.

Las partes altas de aquellos espacios alejados de las paredes no tienen por qué escapar a un complemento decorativo. Es por ello que las lámparas de suspensión son ideales para este fin.

Exclusivos diseños, reconocidos alrededor del mundo, son algunas de las opciones de este tipo de iluminación.

Los de Leucos, que se encuentran en Moha Design, son alternativas de alta gama. Por ejemplo la Witch, del diseñador Marco Piva, es una lámpara de vidrio soplado en colores negro transparente, cristal de espejo y blanco; y estructura metálica que se ilumina en su centro con una fuente de luz incandescente.

Entre las opciones que este local ofrece, en esta misma línea, también están la Giuko, de Works Studio; la Ray-X, de Paolo De Lucchi y la Capiz. Además, se destaca como un elemento de iluminación escultórica la Glo, de Danilo De Rossi, hecha en cristal soplado, cuyo valor supera los USD 3 000.

El cuarzo es otra opción elegante. Studio Noa tiene una interesante opción de lámparas de doble altura hechas con cristal, en colores transparente y ámbar.

Las lámparas de doble altura de Studio Noa son piezas únicas de cuarzo natural. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO

Según la diseñadora de interiores del local, Paola Erbetta, lucen tanto en la entrada como en los espacios sociales (sala o comedor).

Estas son piezas únicas, importadas de EE.UU., por lo que su precio sobrepasa los USD 10 000, afirma Erbetta.

Ningún espacio de la casa escapa a la colocación de una lámpara de suspensión, por lo que para la cocina también existen opciones adecuadas. Un ejemplo de ello es el ambiente que crea Squadra, con tres lámparas a lo largo del mesón desayunador. Cada una tiene un costo de USD 114.

María Cecilia Castro, arquitecta del local, indica que esta alternativa permite dar luz directa. Además, explica que se pueden usar una sola o varias, dependiendo del espacio con el que se cuente.

Son luminarias de alta gama y su precio es
elevado. Hay de cuarzo natural, cristal soplado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)