27 de julio de 2014 00:00

El IESS sigue atado al ‘call center’ de Recapt pese a sus incumplimientos

FOTOs: María Isabel Valarezo y Patricio Terán, Archivo / EL COMERCIO 


Oficinas de Recapt en el norte de Quito. No se permitió hacer fotos actualizadas del ‘call center’ de esta empresa. Foto: María Isabel Valarezo/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 22
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 0
Gabriela Quiroz y Pamela Parra 
investigación@elcomercio.com

La entrega de citas médicas del IESS volvió a manos de Recapt, empresa que ha afrontado varios procesos administrativos y uno penal en su contra.

El contrato de USD 20 millones para dos años se adjudicó tras dos subastas. El primer proceso, convocado el 16 de mayo pasado, se declaró desierto, por ser “inconveniente” para el interés institucional.

El informe de la Comisión Técnica con el que se sustentó esta decisión señala que el plazo para las ofertas fue demasiado corto, dada la magnitud de preguntas (196) y aclaraciones (6) y pudo haber incidido en su preparación y presentación.

Recapt, Consorcio Innova Salud (Crónix e Inmoeuropa), Telenews y Siglo Multicobro se presentaron a este concurso.

Un ajuste de patrimonio

El 10 de junio pasado se convocó a una segunda subasta y hubo tres oferentes: Recapt, Serviportex y Targetgroup Abiatar. El único proveedor habilitado fue Recapt, por lo que no hubo puja y se resolvió hacer una sola sesión de negociación.

El acta de esta reunión, que se dio el 3 de este mes, detalla que el director general del IESS, José Martínez, pidió a la empresa que aclare a cuánto asciende su patrimonio. El pedido obedeció a que en la primera subasta constó que era de USD 834 326,53 y en la segunda de 1,1 millones. Para contratos superiores a 10 millones, el patrimonio de los oferentes debe superar el millón de dólares, según dispone el Sercop.

Para la segunda ronda, Recapt hizo una declaración sustitutiva al SRI para mejorar su patrimonio y cumplir el requisito.

Martínez propuso, además, un descuento del 20% del valor referencial del contrato de USD 19,4 millones, que terminó siendo del 7,5%. Esto representa una rebaja de 1,4 millones, pero al sumar el 12% del IVA, el negocio cerró en 20 millones.

Víctor Hugo Villacrés, delegado del Presidente al Consejo Directivo del IESS, explicó que cuando llegó al cargo -el 7 de abril de este año- el primer contrato con Recapt terminó y no había capacidad para dar el servicio. Esto difiere del anuncio de su antecesor, Fernando Cordero: “Con nuestro propio software de salud atenderemos a afiliados y jubilados, no dejaremos que una empresa tercerizada diga si hay o no turno para atención médica”.

“El menor de los males”, según Villacrés, fue continuar con la empresa que “estaba haciendo el servicio, mientras seguíamos con el proceso de contratación (a través del Sercop)”. Mientras este último proceso se afinaba, el IESS arrendó las oficinas de Recapt, para continuar brindando el servicio. Esto no consta en el Portal de Compras Públicas.

Oficinas clausuradas

El 8 de mayo pasado, la Agencia Metropolitana de Control de Quito clausuró las oficinas de Recapt por no presentar la Licencia Metropolitana Única para el Ejercicio de las Actividades Económicas (LUEA).

Siete días después contestó que el 18 de octubre del 2013 se pidió la licencia, pero por un “error involuntario” no se retiró el documento original, por lo que debió tramitarse desde el inicio. El 19 de ese mes se levantaron los sellos de clausura de forma provisional.

Proceso penal archivado

En la segunda subasta no se tomó en cuenta que la Contraloría observó 19 incumplimientos relacionados al primer contrato y determinó indicios de responsabilidad penal contra 35 funcionarios del IESS y Recapt, en febrero 2013.

Esto motivó a que se abriera una indagación previa por presunto peculado. El proceso tuvo tres fiscales; el último, Pablo Santos, ordenó tres peritajes en Telecomunicaciones, Contable e Informática, en los que se confirmaron los hallazgos expuestos por Contraloría.

Por ejemplo, se evidenció el cobro excesivo por citas agendadas por operadores, Asistentes de Calificación de Derechos Especiales (ACD) y Asistencia Médica Telefónica, personal del IESS, llamadas sin cita y otros servicios especiales. Esto provocó un perjuicio por USD 1,5 millones al IESS, por lo que se debió descontar a Recapt; así consta en informes internos del Seguro Social.

El 5 de diciembre del 2013, Santos pidió la desestimación y archivo del caso “por no existir perjuicio patrimonial al IESS por cobros en exceso o por conceptos ajenos a los pactados en el contrato…”. La jueza vigésima de garantías penales, Verónica Medina, aceptó el requerimiento del Fiscal y ordenó el archivo definitivo el 27 de febrero pasado, dos días después de recibir el caso de 9 547 fojas y 87 cuerpos.

Pedido de nulidad

La Procuraduría General del Estado también demandó la nulidad del primer contrato con Recapt, ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo nro. 1. Detectó que se usó, en la fase precontractual, certificación presupuestaria, que fue empleada en un concurso anterior, cancelado en el 2011. La causa no registra avances.

Demanda por colusión

Otra denuncia que pesa sobre Recapt está en la Superintendencia de Control de Poder del Mercado, por supuesta colusión con Solnet, firma que opera en Guayaquil.

El caso se abrió en octubre del 2013 y pese a que se preveía que en seis meses se determine el delito se extendió otros seis meses. Hasta ahora dos intendentes han estado a cargo.

Villacrés dijo que “sería importante que (la prensa) despeje cualquier duda sobre estos procesos legales “con la gente de Recapt”, pero “conocemos que fueron archivados” y enfatizó que estuvo habilitada para participar en la subasta.

Ni las administraciones de Ramiro González -que firmó el primer contrato-, de Cordero o la actual consideraron las irregularidades encontradas para declarar a Recapt proveedor incumplido. Carmen Robalino, de esta empresa, aseguró que en el contrato hay una cláusula de confidencialidad, que les impide dar información.

Las quejas persisten

A más de estos procesos, las quejas de afiliados y jubilados siguen siendo las mismas: largas esperas para que operadores o médicos atiendan las llamadas, falta de especialistas, citas para luego de uno o más meses.

Las autoridades del IESS sostienen que nueve de cada 10 citas que los afiliados y jubilados registran en el ‘call center’ se atienden hasta en 20 días y que los procesos han mejorado. También señalan que se contrataron a 389 médicos generales, 178 especialistas, entre otros, para cubrir la demanda.

Hechos claves

Febrero 2013
La Contraloría determinó una serie de incumplimientos y estableció indicios de responsabilidad penal en contra de 35 funcionarios del IESS y Recapt.

Marzo 2013
La Fiscalía abrió una indagación previa por presunto peculado, pero un año y medio después se pidió el archivo del caso y fue acogido en dos días.

Septiembre 2013
La Procuraduría General del Estado demandó la nulidad del primer contrato con Recapt, ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo nro. 1.

Octubre 2013
Crónix, empresa que también dio el servicio de ‘call center’ al IESS, demandó a Recapt por supuesta colusión, ante la Superintendencia de Control de Mercado.

Mayo 2014
El Municipio de Quito clausuró las oficinas de Recapt por no tener la Licencia Metropolitana Única para el Ejercicio de las Actividades Económicas (LUEA).

Julio 2014
El IESS adjudicó en una sola sesión de negociación y tras un ajuste de patrimonio el segundo contrato a Recapt, para que dé citas médicas hasta el 2016.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)