3 de marzo de 2017 12:33

Hugh Jackman dice adiós a las garras de Wolverine con 'Logan'

La historia se traslada hasta el 2029, año en el que la amenaza mutante ha sido contenida y solo unos cuantos sobreviven ocultos entre la población.

La historia se traslada hasta el 2029, año en el que la amenaza mutante ha sido contenida y solo unos cuantos sobreviven ocultos entre la población. Foto: Captura

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 15
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Fernando Criollo
Redactor (I)

Hugh Jackman se desprende de las garras que lo lanzaron a la fama, con el estreno de ‘Logan’, el capítulo que cierra la trilogía de uno de los mutantes más representativos del universo Marvel. El australiano interpretará a Wolverine por última vez, en una producción que se arriesga a romper el molde para hablar del sacrificio y la redención.

Tema
Cerrar

© Derechos reservados. 2017 Grupo EL COMERCIO. Queda prohibida la reproducción total o parcial, por cualquier medio, de todos los contenidos sin autorización expresa de Grupo EL COMERCIO.

La historia se traslada hasta el 2029, año en el que la amenaza mutante ha sido contenida y solo unos cuantos sobreviven ocultos entre la población. Cuando no está ocupado como chofer por encargo, Logan deja que el tiempo se escurra en un vaso de licor. La desconfianza lo ha llevado a aislarse en un escondite ubicado en una zona rural cerca de la frontera entre EE.UU. y México. Allí comparte el exilio con otro mutante llamado Caliban (Stephen Merchant) y un viejo y enfermo Charles Xavier (Patrick Stewart), cuya singular mente se ve afectada por una patología degenerativa, que lo ha convertido en una amenaza para la seguridad nacional.

Pero Logan no es el mismo y sobre su piel hay marcas, no solo de los incontables combates, sino también de una fórmula cinematográfica que ha ido desgastando al actor y al personaje, en estos 17 años en los que Jackman y Wolverine se han vuelto una sola entidad.

Video: YouTube, cuenta: TrailersSpainTvTwo - Trailers

Pero Jackman toma su última interpretación como el mutante de adamantium como una oportunidad para enriquecer la leyenda y cambiar el tono de la historia.

Una empresa que tiene a James Mangold a la cabeza como director y coguionista de un relato oscuro y brutal, pero a la vez humano. La interpretación de Jackman revela un nuevo matiz de su personaje, un figura sombría con el rostro marcado por el tiempo y la soledad, que se sostiene en la esperanza de un sueño tal vez inalcanzable.

En busca de ese anhelo, el protagonista se topa con el pedido desesperado de una mujer que quiere poner a salvo a Laura (Dafne Keen), una niña con habilidades especiales. Un encuentro que incorpora en la historia a una organización que busca el exterminio de la niña y de quienes la protejan.

De esta amenaza surgen episodios de una inusitada violencia que rebasa la pintoresca coreografía para mostrar un mundo más cruel y más real, donde el director no dejará de abordar ciertas reflexiones acerca de la familia y otras de carácter más político sobre el derecho de las personas a vivir en un lugar seguro.
El tiempo puso a Wolverine en el camino de Jackman y ahora pone al héroe frente a la consumación de su destino.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)