30 de marzo de 2016 13:09

El 'hobbit' posiblemente no convivió con el Homo sapiens

En 2003 se encontraron los restos de varios ejemplares de Homo floresiensis en la cueva de Lianb Bua, bajo varios metros de estrato.

En 2003 se encontraron los restos de varios ejemplares de Homo floresiensis en la cueva de Lianb Bua, bajo varios metros de estrato. Foto Referencial: Wikipedia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 2
Agencia DPA

El Homo floresiensis, también conocido como 'hobbit', probablemente no fue coetáneo del hombre moderno en el sudeste asiático, según los resultados de un grupo de investigadores publicados el miércoles 30 de marzo de 2016 en la revista Nature.

Tras años de trabajo, los investigadores determinaron que los huesos encontrados en la isla indonesia de Flores tienen una antigüedad de entre 60 000 y 100 000 millones de años. Hasta el momento, los científicos afirmaban que algunos hallazgos databan de hace sólo 18.000 años.

Esto supondría que el 'hobbit' habría sido vecino durante miles de años del Homo sapiens, que llegó cerca de Australia hace unos 50 000 años, y que posiblemente habrían tenido contacto. Según el estudio publicado el miércoles 30 de marzo, esa errónea datación inicial se debe a un fallo en la clasificación de los estratos terrestres.

Una parte del suelo de la cueva en la que fueron encontrados los restos estaba al parecer erosionada y se rellenó con material terrestre más reciente, algo de lo que no se fue consciente en las investigaciones realizadas entre 2001 y 2004.

En 2003 se encontraron los restos de varios ejemplares de Homo floresiensis en la cueva de Lianb Bua, bajo varios metros de estrato.

El hallazgo generó un enorme revuelo: el 'hobbit' medía sólo un metro y su capacidad craneal era similar a la de un chimpancé. Recordaba a las especies primitivas que hace más de un millón de años poblaron África y Asia.

El equipo internacional, dirigido por Thomas Sutikna, de la universidad australiana de Wollongong, volvió a analizar durante ocho años los huesos encontrados y los estratos terrestres cercanos al lugar en que se hallaron.

Los científicos dataron los sedimentos mediante la denominada termoluminescencia, luminiescencia estimulada por infrarrojos (IRSL) y el método argon-argon, y utilizaron el método uranio-torio para datar tres cúbitos.

Los análisis mostraron que los huesos y sus correspondientes estratos tenían una antigüedad de entre 60 000 y 100 000 años, explica el equipo en Nature.

Las herramientas de piedra que se habían atribuido al Homo floresiensis tendrían una antigüedad de entre 50 000 y 190 000 años.

"Partes del sudeste asiático pudieron estar habitadas por homínidos de Denísova u otras especies primitivas", apuntan los expertos, algunos de los cuales colaboraron en los primeros análisis.

Sin embargo, según los científicos, sigue siendo una incógnita "si el Homo floresienses sobrevivió a esa época y llegó a coincider con hombres modernos, de Denísova u otras especies en Flores o en otro lugar". "Descubrimientos futuros podrían ayudar a responder a esa pregunta", agregan.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)