4 de noviembre de 2015 13:18

Con una mesa de difuntos se recordó al folclorista Guido Garay

El Archivo Histórico del Guayas montó en el Cementerio Patrimonial de Guayaquil una mesa de difuntos en honor del folclorista Guido Garay. Foto: Alexander García / EL COMERCIO.

El Archivo Histórico del Guayas montó en el Cementerio Patrimonial de Guayaquil una mesa de difuntos en honor del folclorista Guido Garay. Foto: Alexander García / EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 3
Alexander García
Redactor (I)

Las tradiciones de la cultura chola y de la montuvia estuvieron en contacto la mañana de este miércoles 4 de noviembre de 2015 en el Cementerio Patrimonial de Guayaquil, donde una mesa de difuntos peninsular alternó con décimas de los campesinos de la Costa.

El Archivo Histórico del Guayas (AHG) rindió tributo al folclorista costeño Guido Garay Vargas-Machuca (Guayaquil, 9 de diciembre de 1921 - 15 de enero del 2009), uno de los impulsores del rescate de la cultura y el folclor montuvios, marcados por el mestizaje. El homenaje se realizó con una mesa de difuntos, costumbre también costeña, pero de las comunas de origen indígena de la provincia de Santa Elena.

Moros, arroz con leche, encebollado, colada morada, frutas y dulces de la región fueron servidos en una mesa cerca de la puerta 8 del cementerio, a pocos metros de la tumba del músico e historiador guayaquileño. Fotografías de Garay y una botella de aguardiente de caña hicieron parte de la mesa, que fue cubierta con un toldo blanco, y en la que se sirvió además una mazamorra de maíz y guineo.

La tradición de comunas como la de Real Alto (Santa Elena) dice que los alimentos deben disponerse a mediodía, la comida debe endurecerse un poco a la intemperie, por lo que se la deja cubierta hasta las seis de la tarde con un toldo.

La 'solidificación' es considerada una señal de que el difunto ha consumido los alimentos que en vida más disfrutaba, explicó Delia María Torres, gestora cultural del AHG, que organiza una mesa de difuntos por tercer año consecutivo. Cada año cambian las figuras homenajeadas.

“Se dejan dos juegos de cubiertos por si acaso el difunto viene con un invitado. Y alrededor de la mesa se coloca ceniza para notar si hay huellas”, indicó Torres. “Como Archivo Histórico estamos empeñados en poner en valor las costumbres y tradiciones de todo nuestro país, por ello nos pareció pertinente ofrendar con una práctica chola a un recuperador de lo montuvio”.

Las décimas y amorfinos frente a la tumba del folclorista, llenas de irreverencia a la muerte y de alegría, estuvieron a cargo de Gabriel Paredes, de la agrupación Los montubios del tablao.

En representación de la familia de Garay Vargas-Machuca estuvo el también historiador Ezio Garay, quien destacó cómo su padre popularizó la cultura montuvia a través del espectáculo artístico de danzas folclóricas, teatro, canto y amorfinos con su Cuadro Folclórico. Un legado que conecta según él con el rescate cultural-étnico que impulsa el Archivo.

El próximo 25 de noviembre el Municipio de Guayaquil realizará el develamiento de un monumento de cuerpo entero de Guido Garay, con sombrero y un saludo al aire. La escultura estará ubicada cerca de la fuente dinámica en la transición entre las calles Julián Coronel y av. De las Américas, en el centro-norte de la ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)