22 de agosto de 2014 15:13

Las estrellas de Hollywood ahora brillan más en la televisión

‘True Detective’. Reúne un elenco de cine con Matthew McConaughey y Woody Harrelson como los detectives.
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
AFP
EE.UU.

Kevin Spacey, Matthew McConaughey, Woody Harrelson... Los artistas que buscarán el lunes un premio Emmy en Los Ángeles muestran que la televisión abre cada vez más sus puertas a las grandes estrellas de Hollywood, pero que el camino opuesto no es fácil.

Matthew McConaughey, nominado al Emmy a mejor actor dramático por su obsesivo policía en la serie de misterio 'True Detective', acaba de ganar el Oscar en marzo de este año por la cinta sobre el sida 'Dallas Buyers Club'.

Kevin Spacey, que compite como el maquiavélico político de la serie de Netflix 'House of Cards', tiene ya dos premios Oscar en su estantería, por 'American Beauty' (1999) y 'Usual Suspects' (1995).

Para ellos, actuar ahora en una serie televisiva añade un prestigio extra a sus ya notorias carreras. Pero si bien este tipo de transiciones son cada vez más frecuentes, hacer la ruta contraria -ir de la televisión al cine- sigue siendo muy difícil.

George Clooney, que saltó de la serie médica 'ER' al firmamento de Hollywood, “es el único que realmente lo ha logrado”, consideró Glenn Williamson, profesor de la escuela de cine de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Pero la estrella de los 'X-Files' Gillian Anderson, así como Sarah Jessica Parker y sus compinches de 'Sex and the City', han tenido carreras cinematográficas más bien discretas.

Y aparte de Jennifer Anniston, que fascina al público por su talento para la comedia en pantallas de cualquier tamaño, las demás estrellas de 'Friends' no han logrado hacerse notar en el cine y siguen encuadradas en la caja negra. Lo mismo sucede, por ejemplo, con los artistas de series que en su momento fueron gigantes como 'Desperate Housewives' y 'Lost'.

La actriz Kerry Washington, celebrada tanto por su rol en 'Django', de Quentin Tarentino, como por la serie dramática 'Scandal', es una de las pocas que puede navegar entre ambos universos. Lo mismo sucede con Claire Danes, célebre por su papel de enamorada en la versión de Romeo y Julieta de Baz Luhrmann (1996) y ahora aclamada por la serie 'Homeland'.


Papeles adheridos a la piel

En momentos en que las series de culto 'Mad Men' y 'Breaking Bad' llegan a su fin, que da por ver si a sus populares protagonistas, respectivamente Jon Hamm (nominado al Emmy a mejor actor) y Bryan Cranston (ganador del Emmy en las últimas tres ediciones), les irá igual de bien en el cine.

“No importa si eres muy conocido. Un papel en el cine dura sólo dos horas”, dijo Ellen Seiter, profesora de crítica de la Universidad del Sur de California USC. Pero “los personajes de las series televisivas nos acompañan durante meses, a veces durante años”.

“Se quedan adheridos inextricablemente a la piel de los actores”, explicó.

Tom Nunan, fundador dela productora B.E.E. y profesor de la escuela de cine de la UCLA, hizo notar no obstante que los actores cómicos suelen transitar mucho mejor de la televisión al cine que los actores dramáticos.

Ejemplos célebres son Tina Fey, Steve Carell, Amy Poelher, Mila Kunis y Chris Pratt, quien encabeza estos días la taquilla mundial con su papel protagónico en 'Los guardianes de la galaxia'.

En este sentido, Tom Nunan observó además que en los últimos años Hollywood prefiere concentrarse en producir comedias, cintas de acción o de superhéroes sacadas de los cómics, lo cual significa una limitación para los actores de TV que buscan explorar el mundo del cine.

En consecuencia, “las producciones de ficción dramática en Estados Unidos están siendo retomadas por la pantalla chica”, lo cual resulta en trabajos cada vez de mejor calidad.

Por eso “no debería sorprender ver a estrellas del calibre de Kevin Spacey o Matthew McConnaughey” en la fiesta de los premios Emmy, consideró el profesor.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)