12 de julio de 2016 00:00

La historia del pueblo de Pasa se revive en un museo en Ambato

Diego Tamayo, de Cultura, muestra las culturas éticas del país. Foto: Modesto Moreta/EL COMERCIO

Diego Tamayo, de Cultura, muestra las culturas éticas del país. Foto: Modesto Moreta/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Modesto Moreta
Coordinador 
(F - Contenido Intercultural)

Un museo habla de la historia de las nueve comunidades indígenas y campesinas de la parroquia Pasa, en Ambato. Este pueblo de 5 000 habitantes está lleno de historia en sus calles adoquinadas y casas de adobe con techo de teja.

Además, su cultura y su relación comercial, que en la era prehispánica, tenían fuerte vínculo con las culturas de la Costa, como queda demostrado en ollas, platos, pondos, vasijas... piezas expuestas en el contenedor que abrió el Municipio de Ambato.

La muestra se levanta en una casa, de más de 150 años, restaurada por el Cabildo. En sus cuatro salas bien distribuidas se muestra la arqueología, la etnografía, los tejidos como las shigras; estas últimas elaboradas con hilo de cabuya y tejidas a mano por las mujeres.

Orlando Maiza conoce de la cultura de su pueblo localizado al sur occidente de Ambato. Él cuenta que las comunidades indígenas del sector comercializaban e intercambiaban sus conocimientos y productos con la Costa.

Durante el recorrido, Maiza explica que la mayoría de los objetos fue donada por las comunidades. Entre las donaciones hay shigras tejidas con hilos de cabuya de hace más de 100 años.

Estas prendas son aún utilizadas, aunque están perdiendo vigencia entre los más jóvenes. “En la actualidad esta prenda autóctona indígena es reemplazada por los envases plásticos. Antes la gente guardaba en una shigra el grano para la siembra y lo almacenaba para la temporada seca. Ahora son pocos los que usan”.

En otro de los espacios se exhiben las herramientas agrícolas como el arado, la yunta y otros objetos. Yadira Proaño, jefa de Promoción Turística del Cabildo, explica que con el aporte de la gente se recopilaron objetos que datan de entre los siglos XVII y XIX; la muestra se compone de objetos de cerámica, utensilios que se usaban en la agricultura, piedras de moler cebada o maíz...

Este pueblo es uno de los más antiguos de Tungurahua; se remonta a la época prehispánica y fue sitio de un cacicazgo indígena. El último cacique fue Carlos Amanta.

Otra de las salas está destinada a lo etnográfico donde se exhiben los trajes de los pueblos Quisapincha, Chibuleo, Tomabela y Salasaka. También, se destaca el Otavalo, Saraguro, Cañaris, Suletas...

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)