18 de noviembre de 2016 10:54

La historia del albañil chino que practica sus rutinas fit entre andamios y ladrillos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Infobae - Red de Noticias Albavisión

Más allá de su función primaria, el tiempo del almuerzo es un espacio para descansar la mente, el cuerpo y reponer fuerzas para volver a retomar la tareas laborales. Pero para Shi Shenwei, un obrero de tan solo 23 años, estas pausas son valiosas para desarrollar su actividad predilecta: el entrenamiento físico. En una obra de construcción en la provincia china de Fujian, el joven asiático filma sus rutinas fit, que en poco tiempo recorrieron la web y se volvieron un fenómeno viral.

En Huangshan, su ciudad natal, Shi aprovecha cada minuto libre para entrenarse con sus originales ejercicios. Toma a la obra en construcción como un gran gimnasio en el que hace dominadas, abdominales, flexiones y todo tipo de rutinas.

La aventura comenzó después de terminar la escuela secundaria, cuando para que abandonase su adicción a los juegos en línea, sus padres lo obligaron a trabajar como obrero de la construcción junto a su tío. Pero en aquella época Shi era un joven muy delgado y frágil, lo que generaba dudas acerca de si podría cumplir con las tareas laborales. "Era un chico muy débil, no podía ni atar un pollo", reconoció.

Navegando por internet, el atleta oriental se encontró con un video en el que se promovían una serie de entrenamientos para practicar en la calle. La distinción de estos ejercicios de rutinas libres es que se podían practicar en cualquier lugar. "Me di cuenta de que podía tener otro cuerpo con estos ejercicios. Descubrí una fuente de energía que venía desde adentro, algo que los juegos en línea nunca me habían dado".

Combinación de giros, saltos y posiciones de gimnasia son parte de sus rutinas y su estilo, inspirado en otros compactos que mira en la web. Para elaborar los videos, Shi cuenta con la colaboración de su primo, quien lo filma desde múltiples ángulos con cuatro teléfonos inteligentes. Luego publican el contenido en Kuaishou, una aplicación móvil solo disponible en el país asiático y en la que suma casi 1,2 millones de seguidores.

La jornada laboral de 10 horas es larga, pero esto no aplaca las ambiciones de Shi. "Mientras que otras personas están comiendo o cantando en el karaoke, yo me concentro de lleno en lo que me gusta hacer".

Sus videos son furor, y lo llevaron a aparecer en varios shows de talento en China. En un país donde la gimnasia es un deporte de mucha trascendencia, Shi supo ganarse el reconocimiento unánime, e incluso se habla de darle un papel en una película; en las redes son muchos los que lo conocen como el nuevo Bruce Lee.

Shi aprovecha su incipiente fama para expresar una filosofía de vida. Su sueño es abrir un gimnasio y ayudar a los jóvenes a esquivar los problemas que él tuvo que enfrentar durante su adolescencia. "Tienen que aprender a luchar por lo que les interesa y no deben renunciar fácilmente. Esto es lo que quiero transmitir a través de mis videos: una mente positiva que disfruta de la vida".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)