19 de julio de 2014 00:00

El helado se disfruta con más texturas

Una gran variedad de helados con texturas para disfrutar. Foto: Jenny Navarro / El Comercio.

Una gran variedad de helados con texturas para disfrutar. Foto: Jenny Navarro / El Comercio.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 0
Ana Veintimilla Redactora

abveintimilla@elcomercio.com

Un poco de leche, azúcar, crema, huevo y una pizca de sal dan forma a los helados. Este postre es tan dulce como refrescante. Un platillo principal en el verano.

Pero si bien comer el helado solo puede resultar fascinante, el variado sabor de este producto permite acompañarlo con una diversidad de ingredientes que hacen del postre uno de los favoritos en la mesa.

Para Humberto Arteaga, chef pastelero del Hotel Plaza Grande, combinar el helado con elementos a base de harina como los crepes permite que se realce su sabor sin perder frescura.

Pero los elementos principales para el acompañamiento suelen ser frutos rojos, que no solo realzan el sabor sino también el color, haciéndolo más vistoso y apetecible.

En ese sentido, la presentación permite que los postres vayan un poco más lejos. Arteaga presenta, por ejemplo, una manzana hecha de caramelo que lleva por dentro sorbette. La idea es romper la cubierta y combinarla con el sorbette al momento de consumirlo.

Una gran variedad de helados con texturas para disfrutar. Foto: Jenny Navarro / El Comercio.

El hotel Hilton Colón realizó una presentación –abierta a los medios- de helados de diferentes nacionalidades. En donde se pudo visualizar la cantidad de platos que se pueden construir con el helado. Para Colombia, el helado de café combinó a la perfección con obleas de manjar; Francia estuvo representado por un helado de champán servido sobre una crepe; y, para Turquía se colocó helado de higo sobre ‘waffles’ al estilo turco, es decir, con orificios para que el helado bañe el ‘waffle’ al derretirse.

Según Roberto Naranjo, administrador del restaurante Sal y Pimienta, la intención es que la masa crujiente con la que se suele acompañar se suavice. Esto crea una mezcla de texturas que permite a los comensales disfrutar de algo más que el sabor, en una experiencia que involucra a varios ingredientes en la boca.

Esta experiencia puede estar más allá del mismo plato. Arteaga explica que al servir el postre Los Corridos, su restaurante regresa en el tiempo, pues trae a un cucurucho a servir en la mesa. Ya sea por refrescarse, por reunirse con amigos o por darse un gusto, el helado puede ser mucho más que una bolita... puede ser toda una aventura.

Una gran variedad de helados con texturas para disfrutar. Foto: Jenny Navarro / El Comercio.

LAS VARIEDADES

Helado de café. Tiene  Obleas, manjar, azúcar, yogur natural, café y aguardiente.

Berlinés. Tiene salsa de vainilla, azúcar, licor de cereza, crema y berlinés.

Manzana. Tiene Caramelo, sorbette que lleva helado de limón o champán.

Helado de ají. Tiene helado de paila de ají con barquillos y caramelo.

Los corridos. Tiene bolas de helado con barquillos, suspiros y arrope de mora.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)