1 de septiembre de 2015 16:00

Las hamburguesas de Smoqe encantan por sus detalles

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 5
Gabriela Balarezo
Redactora (I)

Visitar Smoqe, cualquiera de sus dos locales (en Quito o Cumbayá) significa trasladarse por una, dos, tres horas a las regiones del sur de Estados Unidos. Significa, también, dejarse sorprender y dedicarse -entregarse- a disfrutar cada uno de los detalles que ofrece.

El ‘hechizo’ hace su efecto al llegar, con el primer paneo. La decoración destaca e invita a la contemplación: botellas como floreros, restos de focos como salpimenteros, frascos de vidrios como vasos. Hay paredes metálicas- cubiertas de tapas desechadas de latas-, puertas destartaladas colocadas en las paredes como si fueran cuadros. Siguiendo esta línea, el mesón del bar fue elaborado con ‘tillos’ de viejas botellas.

El armar cada elemento de la decoración con material reciclado y grandes dosis de madera le da al lugar un inconfundible aire sureño y acogedor, moderno, pero también casero. La degustación, una de las últimas del recorrido culinario, transcurre en este ambiente. Precisamente en la sucursal de la Plaza de las Américas.

Como la decoración, agrada al visitante la afable atención del personal. El buen servicio caracteriza a Smoqe cuenta Mario Calderón, administrador de turno del sitio. Después de la primera (buena) impresión el viaje hacia el sur estadounidense termina por concretarse en la carta.

Carl Lowe se encarga de todos los detalles en la cocina. Los medallones de carne molida fresca se preparan a la plancha. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO

Carl Lowe se encarga de todos los detalles en la cocina. Los medallones de carne molida fresca se preparan a la plancha. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO

Costillas ahumadas, salmón marinado en bourbon, y cortes de carne de res y cerdo con BQQ o asados a la parrilla compiten con las variedades de hamburguesas. Para imprimirles el sello sureño, Carl Lowe, el dueño de Smoqe y oriundo de esta zona de Estados Unidos, creó cada combinación de hamburguesa inspirándose en diferentes regiones.

Así, la receta de la denominada Tennessee, incluye media libra de carne de res bañada en salsa de Jack Daniel’s, una característica muy propia de la cocina de ese estado, queso manchego y crujientes aros de cebolla. Por otra parte, la bautizada como Texas, lleva salsa BBQ de la casa, jalapeños- un infaltable de la gastronomía Tex-Mex- y cebollas fritas.

Detrás de las recetas hay seis meses de pruebas y experimentación y el legado familiar de Lowe. El chef a cargo del restaurante incursionó en el mundo de los fogones a los 5 años. Aprendió junto a sus abuelos, de su abuela tomó el amor y al cariño al momento de cocinar y de su abuelo las técnicas para asar todo tipo de carnes, claro, el estilo del sur.

Todos esos sabores sureños y familiares (los que recuerda de las tradicionales comidas de los domingos) se trasladaron al menú de Smoqe. Lowe los preservó durante años, les dio un par de retoques y ahora los comparte con los comensales quiteños.

Parada 36. #Smoqe #ranking #hamburguesas #gastronomía #periodismogastronómico #Quito

Una foto publicada por @gabibal el

Siendo oriundo del país que hizo populares a las hamburguesas y en su calidad de chef, Lowe sabe cómo hacer destacar a sus preparaciones. Es consciente de que el secreto está en la carne. Para sus hamburguesas utiliza carne de res molida de altísima calidad, procesada en base a la fórmula idónea (la que promulga el experto George Motz): 20% de grasa más 80% de proteína magra.

Cuando llegan las combinaciones elegidas a la mesa, la The Black an Blue- con queso azul, salsa de Jack Daniels, ensalada de col y jalapeños apanados- y la The All-America- coronada con un huevo frito- la importancia que se le da a la carne se nota. Esta tiene siempre un protagonismo y el resto de ingredientes la acompañan muy sutilmente, dice el

Las hamburguesas de Smoqe resaltan, asimismo, por la frescura de todos y cada uno de sus ingredientes, lo que tiene efectos positivos en el sabor, dictamina en el experto. Las guarniciones están muy trabajadas en su diseño dice Pablo. Los pickles son de otra variedad a la acostumbrada, el huevo frito tiene un dejo de aceite de oliva, el tocino se frió para que los bordes tengan una textura especialmente crujiente y las salsas son caseras. 

Después de saborear las monumentales y sabrosas hamburguesas queda claro que Lowe apuesta tanto a la carne como a los detalles, de la comida y del lugar para brindar una experiencia alejada del ‘status quo’. Lo que sigue para Smoqe, en los próximos meses, es la apertura de un nuevo local, el lanzamiento de un ‘food truck’ (con todos los permisos) y la presentación de una nueva variedad sorpresa de hamburguesa.

Precios: en promedio USD 15

Dirección: 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)