4 de julio de 2014 23:16

El último guardián de la Bomba fue homenajeado

Reconocimiento realizado a Cristóbal Barahona, artesano que elabora la bomba, tambor típico del Valle del Chota. Foto: José Mafla/ EL COMERCIO

Reconocimiento realizado a Cristóbal Barahona, artesano que elabora la bomba, tambor típico del Valle del Chota. Foto: José Mafla/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 15
Contento 0
Redacción Sierra Norte

Con sus dedos gruesos y ásperos golpeteó rítmicamente un tambor. Su voz, que se asemeja a un murmullo, cantó una canción llamada: Mi mamita me dio a luz, que era una plegaria a la vida.

Segundo Cristóbal Barahona es uno de los últimos guardianes de la técnica para elaborar la bomba, este tambor del Valle del Chota (Ibarra), en el norte de Ecuador. El fabricante no resistió a la tentación de entonar estos acordes alegres de los afros de la Sierra norte, pese a que era el homenajeado.

Un centenar de vecinos de la comuna de El Juncal y funcionarios del Ministerio de Cultura y Patrimonio rindieron hoy, 4 de julio, un reconocimiento a Barahona por su aporte a la música Bomba a escala nacional. El oficio de Barahona es considerado parte del patrimonio inmaterial del país.

La mayoría de asistentes eran mujeres. Varias estaban ataviadas con amplias y plisadas faldas. Algunas cubrían sus cabezas con coloridas pañoletas y adornaban sus manos con anillos plateados, que son una identidad de las mujeres de esta región.

Fue una tarde despejada y hacía calor. En el aire se sentía una pequeña brisa que recorría la sede del Centro Intercultural Comunitario, sede de este acto.

Barahona con sus manos parecía evocar a los atabales y tambores que provienen de África. “De la tierra de los leones no desembarcaron los instrumentos, pero vino la memoria”, explica Juan Carlos Morales, en su libro 'Historia de Saberes de Imbabura'.

Segundo Cristóbal Barahona acaba de cumplir 83 años de edad. Con la ayuda de un bastón camina pausado por las polvorientas calles de su pueblo, en donde aún permanecen erguidas varias casas de bahareque y paja, como desafiando a la modernidad.

El fabricante lamenta que todavía no tenga un sucesor para confeccionar este tambor, al que le dieron fama una treintena de agrupaciones musicales. Este instrumento es elaborado con tronco de balsa, piel de chivo, soga, alambre y piola de albañilería.

Desde marzo último, la Bomba ingresó a formar parte del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, que posee la colección más grande de instrumentos musicales, rememoró Luis Páez, subsecretario de Patrimonio, durante la ceremonia.

La iniciativa Rumbo al Sur fue plasmada en el proyecto del grupo Chota Madre, cuyos ideólogos son Juan Paredes y Crithopher Terán.

Por ello, Barahona visitó Estados Unidos y compartió sus secretos para construir este instrumento infaltable en una fiesta.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)