23 de julio de 2016 09:11

Graham, el humano perfecto para resistir accidentes de tránsito

El proyecto MeetGraham.com.au pretende alertar sobre los problemas que conllevan los accidentes automovilísticos.

El proyecto MeetGraham.com.au pretende alertar sobre los problemas que conllevan los accidentes automovilísticos. Foto: www.meetgraham.com.au

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 9
Indiferente 2
Sorprendido 10
Contento 1
Redacción Tendencias

La carrera automovilística ha avanzado a pasos agigantados en el último siglo. Sin embargo, el cuerpo humano no ha podido adaptarse a este vertiginoso cambio.

En un ejercicio por mostrar cuál sería la persona idónea para manejar un vehículo, investigadores de la Comisión de Accidentes de Transporte de Victoria (Australia) presentaron este fin de semana a Graham. Y aunque su cuerpo luzca como el de un monstruo, lo cierto es que es el único ‘humano’ que podría resistir a los accidentes de tránsito de la actualidad.

Video: Youtube / Canal: TACVictoria


El cuerpo de Graham tiene características muy particulares. Su cabeza es de gran tamaño para poder alojar a un cráneo resistente a los golpes y que no genere daños al cerebro. Carece de cuello para disminuir los daños en la médula espinal. Su cara es aplanada y no tiene nariz ni orejas con la finalidad de no dañar los

Graham también posee pliegues extra de grasa corporal que se distribuyen a lo largo de su torso. Foto: www.meetgraham.com.au

Graham también posee pliegues extra de grasa corporal que se distribuyen a lo largo de su torso. Foto: www.meetgraham.com.au

A todo esto se suma una piel extremadamente ancha, la cual logra absorber los impactos tras un golpe. Asimismo, las coyunturas de sus pies son extraflexibles con la finalidad de desplazarse entre las latas de un auto accidentado con facilidad.

Pero no es todo. Graham también posee pliegues extra de grasa corporal que se distribuyen a lo largo de su torso. Estos tienen una funcionalidad similar a las bolsas de aire de los autos: cada una absorbe la energía del impacto e impide que el golpe pueda dañar órganos vitales.

David Logan, miembro del cuerpo de investigadores que desarrollaron este prototipo humano, señala que “la verdad es que nuestros carros evolucionaron mucho más rápido que nosotros”. Añade que ninguna persona está adaptada para resistir el impacto de un choque automovilístico.

Si quiere conocer más, puede revisar este sitio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (7)