19 de febrero de 2018 00:00

Gráfica ancestral como aliento del nuevo diseño

Billy Soto creó carteles en tinta acrílica satinada sobre papel kraft. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Billy Soto creó carteles en tinta acrílica satinada sobre papel kraft. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Alexander García
Redactor agarciav@elcomercio.com
(F-ContenidoIntercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

‘Identidad única’, libro del diseñador gráfico y artista plástico guayaquileño Billy Soto, recoge más de tres años de investigación en torno a los sellos tubulares de la cultura Jama-Coaque, un ejercicio de aproximación a la gráfica precolombina como una herramienta de construcción de propuestas visuales contemporáneas.

El libro le propone a diseñadores gráficos y diseñadores de productos, artistas o arquitectos una dinámica de creación visual a partir de la referencia prehispánica.

En el volumen se estudian y dividen en sus elementos 25 sellos de la cultura Jama Coaque, antigua comunidad indígena que habitó las provincias costeras de Esmeraldas y Manabí entre los años 500 antes de Cristo al 1531 d. C.

A partir de la “desfragmentación” de los elementos de esos pocos sellos, aplicando criterios de diseño y métodos de composición visual, Soto creó decenas de gráficos nuevos: patrones, retículas, tramas, formas, estructuras, módulos y supermódulos.

Las posibilidades son enormes porque solo el Museo Antropológico y Arte Contemporáneo (MAAC) de Guayaquil posee alrededor de 1 600 sellos precolombinos de diversas culturas, observa Soto, profesor y director de Carrera de Gestión Gráfica Publicitaria de la Universidad Católica Santiago de Guayaquil.

En el volumen el abordaje se basa en teorías como las leyes de la Gestalt, principios fundamentales de diseño de la construcción de un elemento visual y formas esquemáticas. Pero según el catedrático se pueden incorporar aproximaciones desde el diseño paramétrico, la escultura, la tipografía o la estructura arquitectónica.

“Nuestros antepasados dominaban leyes y criterios de diseño hace 1 000 años. Está en nosotros tomar con respeto ese enorme legado y crear nueva gráfica a partir de fragmentos de los sellos, que es lo que propongo”, indicó el artista.

La impronta de los sellos los clasifica en antropomorfos (de apariencia humana), zoomorfos (animales), fitoformos (plantas), geométricos y compuestos.

En una exposición en la Galería Mirador de la Universidad Católica, el autor presentó “refiguraciones” a partir de la herencia gráfica de los antiguos pobladores de la Costa. Fueron 50 carteles de papel kraft, con tinta acrílica satinada roja, en los que presentó su apropiación de fragmentos gráficos de sellos geométricos, fitoformos y compuestos.

La idea fue compartir la gráfica ancestral en un “contexto contemporáneo y fresco”, indicó. “Como pintor, usé la herramienta de la pintura, el trazo, el gesto, la mancha para presentar unas interpretaciones personales, y llevar el lenguaje visual de los sellos al contexto de la pintura y del ícono”, explicó.

En los últimos tres años, el artista ha expuesto el proyecto en países como México, Cuba, Argentina y España.

El primer acercamiento con el tema data del 2014, cuando expuso su trabajo de tesis de grado de diseño gráfico en el MAAC, una muestra que le valió la invitación a participar en la V Bienal Iberoamericana de Diseño (BID) en Madrid.

‘Identidad única’ es también el título de la abstracción geométrica que resultó finalista y se exhibió en la Bienal de Diseño de España en 2016. El tema de investigación maduró con las tesis de grado de maestría y doctorado en Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid.

El título fue publicado gracias al Vicerrectorado de Investigación y al Departamento de Publicaciones de la Universidad Católica.

La pieza finalista de la BID también se exhibió en la Galería Mirador como parte de la presentación del libro. La obra modular parte de una figura con la forma de un rombo, una suerte de ‘G’ alargada y calada en aglomerado de madera, una parte de un sello tubular. Tres de estas figuras forman un pentágono y los 57 paneles bases forman un supermódulo, con tres tonos grises que crean una ilusión de tridimensionalidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)