29 de septiembre de 2014 09:45

Google y Microsoft ven un negocio en las favelas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 0
La Nación de Argentina. GDA
Logo GDA

Por décadas, las favelas que albergan a casi un cuarto de la población de Rio de Janeiro, Brasil, no existían en los mapas de la ciudad. Las autoridades consideraban a estos asentamientos humanos informales como barrios peligrosos y poco estéticos, y por esto se rehusaban a enviar cartógrafos o proveer direcciones oficiales.

Los frustrados residentes empezaron a trazar ellos mismos mapas de sus comunidades, con la esperanza de presionar al gobierno para que les suministrara más servicios públicos.

Ahora, esos esfuerzos están siendo impulsados por dos de las empresas de tecnología más grandes del mundo. En los últimos meses, Google y Microsoft han iniciado esfuerzos de mapeo en varias favelas de Rio. Apoyándose en gran medida en grupos comunitarios, las empresas planean marcar en mapas desde callejones serpenteantes y estrechos hasta micronegocios.

"El poder de colocar (favelas) en el mapa y darles una presencia global es realmente importante para abrirlas e integrarlas a la ciudad", dice Esteban Walther, director de marketing de Google para América Latina.

También es una iniciativa potencialmente lucrativa. Algunos grupos locales se quejan de que las empresas están explotando sus esfuerzos, usando las bases de datos de negocios locales que ellos armaron con la esperanza de generar ganancias.

De lo que no hay duda es que las favelas de Brasil, conocidas alguna vez por la delincuencia y el caos, se han convertido en una oportunidad económica.

Programas sociales y un auge de las materias primas han sacado a decenas de millones de brasileños de la pobreza en la última década. Más de 85% de los aproximadamente 1,5 millones de residentes de favelas de Rio tienen ahora celulares, y más de la mitad accede a Internet de manera regular, según Google.

Llegar a este tipo de consumidores y otros en ascenso en la escala social en el mundo en desarrollo es vital a medida que los mercados de Estados Unidos y Europa maduran. Las compañías de tecnología aún trabajan en maneras de monetizar sus he-rramientas de mapas, pero atraer a usuarios les brinda una mejor oportunidad de explotar los datos de los clientes, mostrarles publicidad y venderles aplicaciones.

"Muchas compañías están haciendo esto porque saben que allí hay clientes y que ya no están excluidos del sistema económico de Brasil", señala Ronaldo Lemos, director del Instituto de Tecnología y Sociedad de Rio de Janeiro. "Es un buen negocio hacer mapas de las favelas".

En Rio, Microsoft trabaja con organizaciones y autoridades locales para mapear dos favelas -Vidigal y Maré-, según Lucio Tinoco, jefe del departamento del motor de búsqueda Bing, de Microsoft, en Brasil.

Empleados y voluntarios de los grupos comunitarios locales recorren las calles de las favelas con smartphones en mano, ingresan puntos de interés como colegios, tiendas y panaderías, y cargan las coordenadas a la base de datos de Bing.

Tinoco dice que la compañía aspira a llenar los "agujeros negros" que hoy en día ven los usuarios móviles cuando hacen búsquedas en estos barrios. El proyecto es bueno para los residentes y las finanzas de Microsoft, añade. "A medida que generamos más usuarios en línea, por supuesto que obtenemos más publicidad", agrega.

Microsoft planea mapear alrededor de 40 favelas en Rio para fin de año, y quiere expandir el proyecto a otros países en desarrollo.

El proyecto de Google es similar. La empresa trabaja en tres favelas -Rocinha, Caju y Vidigal- principalmente con la orga-nización local sin fines de lucro AfroReggae. Con sus teléfonos inteligentes, los voluntarios utilizan la aplicación de Google MapMaker para fotografiar y grabar ubicaciones de negocios y luego subirlas e integrarlas a Google Maps.

Mapear las favelas, sobrepobladas y de difícil acceso, no ha estado exento de retos. Muchas calles no tienen nombres oficiales, así que las organizaciones locales sondean a sus residentes para bautizarlas. Una calle en Maré recibió el nombre de un electricista local particularmente habilidoso que había vivido allí. En algunos casos, los voluntarios tuvieron que enviar mediadores para persuadir a delincuentes locales para que los dejaran hacer su trabajo.

Un día reciente, en la favela Rocinha, una de las más grandes de la ciudad, cuatro voluntarios de AfroReggae que vestían camisetas blancas con el logotipo de Google tomaban fotos a lo largo de callejones llenos de gente. Algunos residentes no entendían qué pasaba. "(Los voluntarios) solo decían que iban a tomar una foto y subirla a Internet", contó Maria Ribeiro, de 54 años, propietaria de una lavandería que emplea a dos personas.

Google y Microsoft no quisieron revelar cuánto estaban gastando en los proyectos.

Algunos organizadores comunitarios creen que deberían ser recompensados por su trabajo de mapear la zona.

En Maré, cerca del aeropuerto internacional de Rio, la organización sin fines de lucro Redes de Maré inició un proyecto de mapas en 2011.

Eliana Silva, la directora de la entidad, y su personal se dieron a la extenuante labor de trazar en detalle cada calle en Maré, luego llevaron su mapa a la ciudad, que lo incorporó al oficial.

A principios de año, cuenta Silva, Microsoft contactó al grupo y ofreció pagarle alrededor de US$4.400 por los nombres y las ubicaciones de los pequeños negocios que habían reunido.

Silva rechazó la oferta. "Requiere mucho tiempo hacer este trabajo. Es difícil. ¿Y lo querían prácticamente gratis?", dijo. "Yo quería financiar el proyecto para que continuara. Ellos querían ponerlo en Bing y ganar dinero".

Un vocero de Microsoft se abstuvo de hacer comentarios.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)