5 de noviembre de 2015 09:55

Geishas, una vida de sacrificio en nombre de la cultura japonesa

El trabajo de una  geiko es entretener a personalidades exclusivas durante cenas o en banquetes. Sus clientes son normalmente hombres de negocios o políticos que desconocen cuánto les cuesta pasar la noche acompañados. Foto: AFP.

El trabajo de una geiko es entretener a personalidades exclusivas durante cenas o en banquetes. Sus clientes son normalmente hombres de negocios o políticos que desconocen cuánto les cuesta pasar la noche acompañados. Foto: AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 1
Agencia AFP

En el mundo recluido de los barrios de geishas de Kioto, donde nada parece haber cambiado desde el siglo XVII, jovencitas llevan una vida de asceta para preservar en todo su refinamiento el arte y la cultura de Japón.

Enfundadas en sus largos kimonos, con sus rostros maquillados sobre una espesa base blanca, las geishas, o más bien geikos , de la excapital imperial, caminan con elegancia por las calles adoquinadas del barrio de Gion, para asistir a sus citas en las casas de té.

Éstas abandonaron la escuela a los 15 años, para comenzar primero como empleadas domésticas antes de convertirse rápidamente en maikos , o sea, aprendices de geisha. Durante los cinco años siguientes reciben una sólida formación en danza tradicional, instrumentos musicales japoneses -el laúd y el shamisen de tres cuerdas- así como también en protocolo y el arte de la conversación.

Hacia los 20 años reciben el título de geiko . Su oficio es entonces el de entretener y divertir a huéspedes pudientes, sobre todo en cenas o banquetes.

Éstos, en su mayoría políticos y hombres de negocios, por lo general no saben cuánto cuesta una velada con una de las 175 geikos de Kioto hasta que reciben una factura por un monto exorbitante.

Vencer el desánimo

“La gente imagina el 'glamour', pero es mucho más que una dura prueba” , confía la célebre geiko Kikumaru, arrodillada en los tatamis de una casa de té de Kioto, en una poco común entrevista con la prensa, acordada recientemente a la AFP .

“Una sacrifica su adolescencia para convertirse en geisha y a veces querría tirarlo todo por la borda. Pero hay que vencer este sentimiento” , afirma Kikumaru, de 31 años.

Un ejemplo cruel es encontrarse de manera fortuita siendo aún aprendiz con coetáneas en la escuela. “Cuando una maiko se dirige a un banquete y se encuentra con un grupo de escolares de su edad en uniforme, se imagina que se van a cenar juntas alegremente mientras ella estará agachada sobre un tatami. No tiene ninguna vida privada y comparte un dormitorio con otras tres o cuatro chicas” , cuenta Kikumaru.

“La geiko tiene como deber proteger y prolongar (en el tiempo) la cultura y las tradiciones japonesas que desaparecen progresivamente” , explica en el dulce dialecto de Kioto. “Debemos velar por la imagen que proyectamos. Cuando salimos, siempre debemos cuidar nuestra manera de caminar y nuestro comportamiento. Tenemos prohibido estar en Facebook y todo lo que se le parezca ” , continúa.

Por supuesto, nada de ser vistas comiendo patatas fritas. No obstante, en un gesto de hermanas mayores comprensivas, las geikos encontraron una solución para sus aprendices. “Una maiko no puede ir a un 'fast-food' o a una boutique de moda donde se vendan minifaldas. Pero, llega un momento en que se mueren de ganas de comer patatas fritas” , sonríe Kikumaru. “En tal caso, nos ponemos un jean y salimos de incógnito para comprárselas y que se las coman secretamente en casa ” , explica.

Una confidente 

La percepción que se tiene de las geishas frecuentemente está muy lejos de la realidad y numerosas colegas de Kikumaru se horrorizaron con la película 'Memorias de una geisha' , estrenada en 2005 -inspirada en la novela de Arthur Golden- que daba una imagen de ellas como mujeres de vida ligera.

Si bien geishas de otras partes de Kioto y Japón en el pasado propusieron relaciones sexuales a sus clientes, las de Gion se quejan de que los extranjeros las confunden con prostitutas.

“Las películas exageran, por supuesto. Pero, ¿cuál es la verdadera vida de una geisha? ¡Bueno, un poco de todo!” , ríe Kikumaru.

Es cierto, “hay mujeres que ejercen un oficio diferente al de una geiko” , dice púdicamente. “Sin embargo, hay una tendencia a meternos a todas en el mismo saco” , añade, insistiendo: “no hay intimidad física (...), una geiko es una confidente” .

Y su relación con los hombres no puede ser la de sumisión que se imaginan, deja entender Kikumaru. “Las geishas de Kioto eran originalmente hijas de samuráis. Cuando el sistema feudal se desmoronó, estas jóvenes, por sus cualidades y la gracia que les brindaba su origen social, adquirieron este arte de divertir para apoyar a sus familias, en las que se convirtieron en verdaderos pilares ” .

Y, si bien la geisha daba sus pasos pequeños detrás de un hombre, eso fue en tiempos pasados, de sables y soldados, porque era peligroso caminar adelante, afirma la geiko. “¡Es de hecho algo muy galante!” , apostilla.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)