11 de febrero de 2016 18:04

Fumar cigarrillos electrónicos durante embarazo altera el feto, según estudio

La creciente popularidad de productos de tabaco alternativos entre los jóvenes en edad reproductiva, que los consideran una alternativa segura, motivó el inicio de este estudio. Foto: Flickr

La creciente popularidad de productos de tabaco alternativos entre los jóvenes en edad reproductiva, que los consideran una alternativa segura, motivó el inicio de este estudio. Foto Referencial: Flickr

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Las mujeres embarazadas que fuman cigarrillo electrónico podrían estar poniendo en peligro la formación del cerebro del feto, según un estudio presentado el jueves 11 de febrero de 2016 en la reunión anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS, por sus siglas en inglés) en Washington.

La exposición de la mujer al cigarrillo electrónico durante el período de gestación "altera el desarrollo del cerebro", en concreto, "del córtex frontal", explicó la doctora Judy Zelikoff, del departamento de medicina ambiental en la Universidad de Nueva York.

La razón es que los cigarrillos electrónicos tienen unos componentes que "afectan a los genes" de los que depende la formación del área del cerebro donde residirá "el conocimiento y el juicio", señaló la doctora Zelikoff.

En sus ensayos de laboratorio, siempre con animales, la investigadora apreció que los cigarrillos electrónicos producen más efectos secundarios en hembras que en machos.

"Cambios de comportamiento, de actividad y de movilidad" fueron las consecuencias ocasionadas por el cigarrillo electrónico, así como por otras alternativas a la nicotina corriente, englobadas en el estudio dentro del término "tabaco sin humo", explicó Zelikoff.

Además, el tabaco sin humo causó problemas hepáticos y cardíacos en ratones adultos que habían sido expuestos a este producto mientras se encontraban en fase de gestación.
La creciente popularidad de productos de tabaco alternativos entre los jóvenes en edad reproductiva, que los consideran una alternativa segura, motivó el inicio de este estudio.

"La ciencia va un paso por detrás de la fabricación de los productos. Hemos de alcanzarlos", indicó la doctora.
"El peligro de los cigarrillos durante el embarazo ya es conocido -agregó-, pero el desconocimiento de los cigarrillos sin humo los hace aún más dañinos".

Los científicos admiten que aún se tiene que demostrar que lo observado en ratones se pueda trasladar a los humanos.
Para probarlo, no solo hace falta más investigación, sino también tiempo, ya que el cigarrillo electrónico aún es una tecnología reciente y hasta que los hijos de las mujeres fumadoras no crezcan no se sabrá si éstos sufren las consecuencias.

Paralelamente al estudio de Zelikoff, su colega Daniel Conklin, del departamento de cardiología ambiental de la Universidad de Louisville (Kentucky), compartió nuevos datos que sugieren que la exposición al cigarrillo electrónico acelera la aterosclerosis, la principal causa de muerte de los fumadores de tabaco regulares.

"Los efectos inmunológicos de los fumadores se repiten y se expanden en los que fuman tabaco sin humo", advirtió Conklin, apoyándose en la disminución de glóbulos blancos.

De la misma manera, el cigarrillo electrónico puede afectar a las respuestas inmunes respiratorias, de acuerdo con la investigación de Ilona Jaspers, del centro de medicina ambiental de la Universidad de Carolina del Norte, donde estudia por separado los diferentes cigarrillos electrónicos, según los sabores. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)