3 de agosto de 2017 15:00

Describen con detalle el fósil de dinosaurio mejor conservado del mundo

Este nuevo miembro de la familia de los nodosaurios, llamado Borealopelta markmitchelli, es una especie de herbívoro acorazado.

Este nuevo miembro de la familia de los nodosaurios, llamado Borealopelta markmitchelli, es una especie de herbívoro acorazado. Foto: Agencia AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 0
Agencia AFP

Una nueva especie de dinosaurio con armadura descubierta en Canadá en un estado de conservación excepcional -al punto que recuerda una momificación- es descrita este jueves 3 de agosto de 2017 por primera vez en una publicación.

Este nuevo miembro de la familia de los nodosaurios, llamado Borealopelta markmitchelli, es una especie de herbívoro acorazado. Con 110 millones de años de antigüedad, se descubrió por casualidad en una mina a cielo abierto en la provincia canadiense de Alberta en marzo de 2011 y fue presentado al público en mayo pasado.

Después de haber sido cuidadosamente separado de su coraza -para lo que fueron necesarias más de 7 000 horas de trabajo-, se exhibe ahora en el Museo Royal Tyrrell de paleontología en Drumheller (Alberta).

“Este nodosaurio es realmente significativo porque está cubierto con su piel escamosa bien conservada y en tres dimensiones, lo que revela la forma inicial del animal”, dijo Caleb Brown, un científico del museo.

“Este fósil representa el dinosaurio acorazado mejor conservado que se ha encontrado y uno de los mejores ejemplares de dinosaurios del mundo”, añadió. Su gruesa coraza dotada de largas puntas, así como su cabeza con el lugar de las órbitas oculares, dan la impresión de que el animal está dormido.

Mide 5,5 metros de largo y debía pesar 1,3 toneladas. Le faltan los últimos dos metros, que incluyen las patas traseras y la cola. Pero todo el resto está casi intacto a excepción de un miembro delantero izquierdo. El pie derecho está particularmente bien conservado en tres dimensiones.

Los paleontólogos disponen también de una gran cantidad de órganos del animal, especialmente el contenido de sus vísceras. Los primeros análisis, publicados el jueves en la revista Current Biology, concluyen que su piel estaba dotada de un mecanismo de camuflaje que consistía en oscurecer el color de las partes expuestas a la luz para hacerse menos visible, lo que sugiere que se enfrentaba a peligrosos depredadores, los dinosaurios carnívoros.

“Un depredador atacando a un dinosaurio acorazado de este tamaño ilustra hasta qué punto los otros dinosaurios depredadores debían ser peligrosos en el Cretácico”, que se inició hace 145 millones de años y terminó hace 65,5 millones de años, apunta Brown.

Análisis químicos de los componentes orgánicos hallados en sus escamas determinaron que la pigmentación de su piel era marrón rojizo. Este espécimen fuera de lo común será objeto de otros numerosos estudios, señalaron los científicos, que examinan, por ejemplo, el contenido de sus vísceras para tratar de determinar el tipo de alimento que ingirió por última vez.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)