11 de diciembre de 2017 00:00

La festividad del Capitán fue ­celebrada por los salasakas

Las delegaciones presididas por el Capitán, el Paje y el Loero caminaron por las calles de las comunidades. Foto: cortesía.

Las delegaciones presididas por el Capitán, el Paje y el Loero caminaron por las calles de las comunidades. Foto: cortesía.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Fabián Maisanche
Redactor
fmaisanche@elcomercio.com
(F - Contenido Intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Salasaka celebró al Capitán, al Paje y al Loero en sus comunidades. Los festejos se realizaron por tres días en la casa de estos personajes, en las calles y en la plaza central de la comunidad indígena, ubicada en la vía Ambato-Pelileo.

La tradicional fiesta autóctona se realiza la primera semana de diciembre y se recuerda la conquista de los españoles a los pueblos de América y la participación de los salasakas en la Revolución Liberal, liderada por el general Eloy Alfaro.

El investigador indígena Rafael Chiliquinga explica que estos hechos históricos se recuerdan con personas disfrazadas como los soldados y jinetes, que son los encargados de acompañar a sus capitanes. El estudioso indica que este año hubo cinco personajes principales denominados ‘Apo’: líderes o guías del pueblo. Ellos lucieron ropas multicolores que se asemejaban a los colores del arcoíris.

“El Capitán es el encargado de realizar las ofrendas y ceremonias de agradecimiento a la Pacha Mama o Madre Tierra, a través de las loas. Esta festividad se realiza con la ayuda de las jochas familiares y de amigos”, asegura Chiliquinga.

Un grupo de familiares de los capitanes Homero Llucazo y Rolando Mazaquiza se hizo cargo de los petardos. Al ritmo de la banda de pueblo llegaron los vecinos, amigos y familiares. Las mujeres brindaron un recipiente con sopa de pollo y un plato de papas enteras con ‘zarza’ de maní y cuy.

El plato estuvo acompañado con chicha de jora y otras bebidas. Llucazo explicó que estos alimentos sirven para que las tropas y los acompañantes ­tengan energía y puedan correr por las calles de las comunidades. Los grupos estuvieron conformados por entre 200 y 300 personas. Una parte de la multicolor delegación realizó el trayecto sobre caballos y otros, a pie.

El sonido de un pito determinó las acciones que debía ejecutar el Capitán, guiado por el Paje. Estos personajes utilizaron un pantalón blanco y un sombrero, similar a un bonete, recubierto con espejos. Su traje se complementó con pañoletas de varios colores y bordados a mano con figuras de animales, montañas y plantas.

“La fiesta se inicia en el patio de la casa y luego se recorre la comunidad. Hemos recibido colaboraciones de familiares y amigos que viven fuera del país y de la comunidad”, aseguró Llucazo.

Manuel Caizabanda vistió completamente de negro, con una pañoleta rosada y un sombrero con encajes dorados. Llegó acompañado por el Loero (recita coplas), quien lucía un traje blanco, alas y llevaba una aureola sobre la cabeza.

Al son del bombo y de la flauta, empezaron a dar vueltas alrededor de la vivienda. El polvo inundó el hogar -de una planta- de los capitanes. Hombres y mujeres bailaron y tomaron chicha de maíz y aguardiente. Los líderes de esta celebración descendieron de los caballos y se reunieron en un círculo en la plaza Silcapamba.

En la explanada también se agradeció al dios Inti y a la Pacha Mama por las bendiciones recibidas. Allí se ubicó una cruz andina adornada con flores, rosas y frutas. En los cuatro puntos cardinales se colocaron recipientes que representaban al fuego, aire, agua y tierra. Las actividades concluyeron con la representación de la Batalla de la Conquista que se cumplió en la plaza de la comunidad Silcapamba.

Minutos después salieron a la calle y se trasladaron a la iglesia de la comunidad para recibir la bendición del sacerdote y agradecer a los santos. En el trayecto, los asistentes recibieron chicha de jora. A lo largo del camino salieron las familias para observar el paso de las delegaciones.

Los festejos se realizaron en horas de la tarde y se extendieron hasta altas horas de la noche. Una tarima fue ubicada en la mitad de la plaza, donde se realizó un concierto y un
show artístico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)