23 de junio de 2017 19:43

Cruzada en defensa de seguridad y protección de estudiantes pide emprender Ministro de Educación

El ministro Falconí responde con un protocolo de actuación ante casos de abuso sexual en ambientes educativos, a tres días de que fuera develada una placa en un colegio del sur de Quito, en donde 41 estudiantes fueron víctimas de un supuesto profesor.

El ministro Falconí responde con un protocolo de actuación ante casos de abuso sexual en ambientes educativos, a tres días de que fuera develada una placa en un colegio del sur de Quito, en donde 41 estudiantes fueron víctimas de un supuesto profesor. Foto: Archivo EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 1
Mariela Rosero
Coordinadora (I)

"Vamos a tener intolerancia absoluta con la violación de derechos", aseguró el ministro de Educación, Fander Falconí. Sabe que en casos de delitos sexuales, la justicia y la Fiscalía deben responder. Pero ha preparado un instructivo para que autoridades, de todo nivel, del sistema educativo actúen.

“Una cruzada ética en defensa de la seguridad y protección de los estudiantes que asisten a los establecimientos educativos”, pidió emprender el pasado  jueves 22 de junio del 2017. Lo hizo a través de una carta, en la que compromete a viceministros, subsecretarios, coordinadores zonales, directores distritales, rectores de establecimientos educativos y demás autoridades.

Niños, niñas y adolescentes –escribe el Ministro- asisten confiados a los establecimientos educativos, seguros de que tendrán un ambiente de paz, solidaridad, armonía y seguridad. “Hago esta invocación porque en los últimos días, según diferentes denuncias que hemos recibido y casos que son de dominio público, hemos constatado con indignación y hasta con horror, cómo varios estudiantes han sido víctimas de todo tipo de delitos”.

El ministro Falconí responde con un protocolo de actuación ante casos de abuso sexual en ambientes educativos, a tres días de que fuera develada una placa en un colegio del sur de Quito, en donde 41 estudiantes fueron víctimas de un supuesto profesor. El lunes, en ese plantel privado, los padres de familia de esos chicos salieron inconformes.

“En memoria de las víctimas de abuso infantil en el sistema educativo”, decía la placa, que se colocó en el aula, en donde padecieron los alumnos, en el 2010. Pero los responsables del colegio no quisieron pedir disculpas públicas a las víctimas. Fander Falconí comentó que ya exhortó a esas autoridades para cumplir con ese pedido, aunque no sea parte de las medidas de reparación, dictadas por la Corte Constitucional.

También en la semana en la que se cumple un año de la misteriosa muerte de Valentina Cosíos. La niña de 11 años apareció sin vida, en un espacio abierto del plantel educativo privado en donde estudiaba. Su madre Ruth y colectivos de mujeres organizaron un acto simbólico para pedir que la justicia responda. También quieren una respuesta del Ministerio de Educación.

En esta ocasión, Falconí se refiere a los actos de abuso sexual. Como autoridades del sistema educativo, les dice en su carta, no podemos permanecer impávidos frente a esta situación, debemos ser conscientes que somos los primeros llamados a proteger y a defender la integridad física y emocional de los estudiantes, por lo que es nuestra obligación prevenir, denunciar y actuar judicial y administrativamente frente a estos hechos, sancionando con el mayor peso de la ley a los infractores.

En la carta les anuncia que ha firmado el Acuerdo Ministerial por el cual se dicta el instructivo de actuación frente a los casos de violencia sexual en los establecimientos educativos; junto a él de forma vinculante expidió también el Protocolo de Actuación frente a situaciones de violencia; instrumentos normativos que deberán ser socializados ante toda la comunidad educativa.

“Exijo y demando de ustedes una actitud ética, comprometida y responsable en esta lucha contra este tipo de infracciones. Nuestra lucha es a favor del crecimiento y desarrollo integral, a favor de una niñez, adolescencia y juventud libre de toda violencia. Es una lucha que la sociedad nos exige y a su vez es corresponsable por lo que estoy seguro la sabremos enfrentar con toda entereza”.

El ministro Falconí ha reiterado que las autoridades y más miembros del sistema educativo deben estar pendientes de denuncias, incluso provenientes de redes sociales, sobre casos de acoso escolar.

En la carta señala que emprende estas acciones como parte del gran proceso de construcción, en capacidades humanas e infraestructura, de una educación eficiente de paz y libertad. “Dar un presente feliz a nuestra niñez y juventud es corresponsabilidad de toda la sociedad: educadores, estudiantes, madres, padres de familia y/o representantes legales. El Ministerio de Educación siempre acompaña a la comunidad educativa”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)