21 de octubre de 2014 18:11

Facebook es el terapeuta del siglo XXI

Los usuarios que postean constantemente contenido negativo o melancólico encuentran en la red social una forma de desahogo de sus penas. Foto: AFP.

Los usuarios que postean constantemente contenido negativo o melancólico encuentran en la red social una forma de desahogo de sus penas. Foto: AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 8
Sorprendido 1
Contento 1
Redacción ElComercio.com

Aquellos usuarios activos de Facebook podrían dar más pistas de lo que creen acerca de lo que les sucede. Por medio de la red social es posible llegar a saber el estado de ánimo de una persona, su situación laboral, si tiene o no pareja, su estado de salud y todo lo que un contacto esté dispuesto a compartir con sus conexiones.

Por medio de Facebook es posible seguir de cerca la vida de muchas personas. Celebridades y conocidos utilizan esta herramienta, en su mayoría, para mantener actualizaciones constantes sobre lo que sucede en sus vidas.

Una investigación desarrollada por Jonah Berger de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.) y Eva Buechel de la Universidad de Miami (EE.UU.) reveló que Facebook funciona como un ‘terapeuta personal’. Los resultados arrojaron que los muros de algunos usuarios de Facebook están llenos de quejas, anhelos y lamentos porque compartirlos ayuda a mejorar el estado de ánimo.

Según el estudio "las personas emocionalmente inestables tienden a publicar más mensajes personales y con mayor frecuencia en Facebook", pues éstas sienten constantemente la necesidad de hacer públicas sus emociones con el fin de recibir mensajes de apoyo y sentirse mejor.

Y aunque muchas de esas publicaciones parezcan irrelevantes, para el usuario que compartió un estado, una canción, una frase o una fotografía existe una razón de peso para hacerlo: el bienestar momentáneo.

Los posts de los usuarios en las redes sociales construyen su identidad digital. José Rivera, docente de la Universidad de las Américas (UDLA) y especialista en comunicación y marketing digital afirma que esta identidad puede constituirse de dos maneras.

“Hay usuarios activos y hay usuarios pasivos y eso dependerá del tipo de personalidad que tenga cada uno. No hay una regla que defina esto, no por ser yo extrovertido en la vida real voy a serlo también en redes sociales todo dependerá de lo que quiera el usuario proyectar y al mismo tiempo de lo que quiera ir construyendo como identidad digital”.

‘Compartidas las penas son más llevaderas’

Esos mensajes melancólicos en las redes sociales tienen una razón de ser “hay personas que cuando empiezan a tomar los canales digitales encuentran un espacio de desahogo para los problemas”. No son pocas las personas que lo hacen, “hay una gran cantidad de personas que, cuando tienen problemas, al expresarlos abiertamente en Facebook de alguna forma se alivian”, dice Rivera.

Este tipo de comportamiento, en este sentido, puede ser un llamado desesperado de atención. En 2011 una mujer de 42 años, Simone Back, publicó en su página de Facebook que tenía intenciones de terminar con su vida.

Al no recibir ningún mensaje de apoyo de sus más de 1 000 amigos en la red social se suicidó el 25 de diciembre de 2011. El mensaje que había publicado antes de su muerte decía "Me tomé todas mis pastillas, moriré pronto, adiós a todos".

Por ello, explica Rivera, “es importante que los amigos o quienes son parte de la red de personas de este individuo se interesen cuando tienen algún tipo de tendencias tal vez suicidas o que pasen melancólicos o deprimidos”.

Sin embargo, hay otro factor que influye en el ‘apoyo’ que llega por medio de las redes sociales. Un artículo publicado en la revista Psychology Today afirma que cuando un usuario se da cuenta de que algo está mal siente que debe responder o, por lo menos, dar ‘like’ a la publicación.

Pero, por otro lado, postear constante de mensajes negativos puede tener el efecto contrario que el usuario busca. “Si tenemos mensajes de alto impacto, lo que estaríamos haciendo es un marketing de contenidos negativo. Lo que hacemos es hastiar a quienes son parte de nuestra red”, afirma Rivera.

Generalmente, los usuarios ingresan a las redes sociales buscando formas de entretenimiento, y estos mensajes no son exactamente lo que el usuario busca. Según Rivera “si te empiezas a encontrar con una persona que emana un espíritu negativo y pesimista dentro de las redes sociales, por lo general, te solidarizas en primera instancia, pero cuando es reincidente termina siendo un perfil que no resulta atractivo para los demás”.

Entonces, concluye el artículo de Psychology Today, “cuando damos ‘me gusta’ a un post, ¿estamos diciendo que somos empáticos, o solo respondiendo a la presión social de parecer serlo?”​

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)