20 de agosto de 2016 00:00

La expresión indigenista, una obsesión para Patricio Valverde

Patricio Valverde denuncia, en sus obras, la injustica en contra de los indígenas. Foto: Xavier Caivinagua/PARA EL COMERCIO

Patricio Valverde denuncia, en sus obras, la injustica en contra de los indígenas. Foto: Xavier Caivinagua/PARA EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción Cuenca
(F - Contenido Intercultural)

Hace 12 años, Patricio Valverde incursionó en el arte de la pintura decorativa con el propósito de ocupar su tiempo libre. Ahora, ese pasatiempo es una fuente de trabajo para completar sus ingresos mensuales.

Este docente cuencano de 58 años se inspira en las obras del quiteño Oswaldo Guayasamín y del lojano Eduardo Kingman (ambos fallecidos). Siguió un curso de 160 horas, dictado por Manuel Guzmán, catedrático de la Facultad de Artes de la Universidad de Cuenca. Así aprendió a pintar sobre óleo.

Kingman y Guayasamín, asegura Valverde, son los principales referentes nacionales de la pintura expresionista indígena. Ellos lo han guiado en sus obras sobre acuarela, lienzo, óleo, papel, tela, madera...

Este profesor de matemáticas del colegio Manuela Garaicoa de Calderón se define como un autodidacto pero, sobre todo, un pintor con vocación. En sus trabajos denuncia pobreza, opresión, piedad...

Pinta cuadros con expresiones indigenistas como una suerte de solidaridad con los desposeídos, “quienes con esfuerzo están haciendo respetar sus derechos”. Esas manifestaciones se exteriorizan a través de las manos, del cuerpo, de los gestos, de la cabeza…

La idea es ubicarles en el lugar que se merecen en la sociedad. “Antes labraban las tierras de otros y ahora trabajan en sus propios terrenos. Es una reivindicación”.

Con la pintura decorativa, insiste Valverde, se puede expresar actitudes humanas. Por ejemplo, mujeres arrodilladas con sus manos al cielo o cocinando, campesinas cargadas a sus hijos, ancianas de etnias ecuatorianas, ollas sobre el fogón o cántaros con leche...

Los trabajos con óleo son los más demorados por su proceso y, por eso, cuesta más. Los precios van desde los USD 40 por cuadro. El óleo no se seca por evaporación sino por oxidación, por eso tarda más. En madera se pinta con acrílico, acuarela u óleo.

Valverde utiliza pincel y paleta para recrear sus obras, aunque para usar la paleta debe hacer un boceto previo, con lápiz. Entre sus cuatros también se destacan lugares emblemáticos de Cuenca, como las iglesias, las casas coloniales, El Barranco y otros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)