24 de febrero de 2016 12:40

Pieles de ranas ecuatorianas podrían usarse para fármacos

Actualmente se investigan los beneficios que podrían tener las pieles de los anfibios para la salud. Componentes encontrados en una especie ya se usan para un medicamento. Fotos: Cortesía.

Actualmente se investigan los beneficios que podrían tener las pieles de los anfibios para la salud. Componentes encontrados en una especie ya se usan para un medicamento. Fotos: Cortesía.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 5
Contento 17
Valeria Sorgato
Redactora (I)

Enfermedades como el alzhéimer se podrían curar con compuestos que se encuentran en la secreción de los anfibios. El Ecuador, una nación que concentra el 9% de estas especies del mundo tiene “un potencial infinito dentro de la biomedicina”, dice Luis Coloma, experto en evolución y ecología.

Coloma, del Centro Jambatu de Investigación y Conservación de Anfibios., está liderando la parte científica de un nuevo proyecto del Ministerio del Ambiente (MAE) denominado 'Conservación de la diversidad de anfibios ecuatorianos y uso sostenible de sus recursos genéticos'. Este se presentó el 17 de febrero de 2016, en la Escuela Politécnica Nacional.

“El Ecuador alberga 556 especies de anfibios y se estima que hay alrededor de 200 especies más que aún no se han descubierto”, dice Coloma. Según el MAE, en tan solo un individuo se pueden encontrar más de 200 moléculas con características para crear medicamentos de interés mundial.

Algunos analgésicos, antibióticos o antifúngicos son derivados de la secreción cutánea con la que los anfibios se protegen. De hecho, hace 46 años, científicos de una entidad privada recolectaron individuos de la rana Epipedobates anthony y de ella extrajeron compuestos químicos para elaborar la epibatidina, un fármaco 200 veces más poderoso que la morfina y que no crea adicciones. 

 “Este medicamento ya se está lanzando al mercado mundial. Su potencial es de miles de millones de dólares anuales”, cita el coordinador del proyecto, Pablo Larco. Sin embargo, el país no se beneficiará de estos recursos, pues en ese entonces no existía un marco legal que exigiese una distribución equitativa de los beneficios económicos. Al momento este nuevo medicamento tiene una patente privada.

Con esta experiencia, explica Larco, el principal objetivo del proyecto es que "los próximos fármacos que se produzcan a partir de la flora o fauna del Ecuador tenga un proceso de distribución equitativa de los recursos.

El proyecto se desarrollará hasta el 2020. La primera fase comprende colectar los especímenes que se han considerado para la investigación. Posterior a la colecta, los animales serán estudiados en los laboratorios de los centros académicos, como el Centro Jambatu de Investigación y Conservación de Anfibios..

Además del MAE, como ente ejecutor, participa el programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (16)
No (1)