3 de julio de 2018 13:19

Los neandertales cazaban a corta distancia hace 120 000 años

Imagen referencial. El estudio demuestra cómo nuestros parientes extintos obtuvieron sus presas, primero y ante todo en términos de sus armas de caza, al tiempo que arroja luz sobre sus habilidades de caza. Foto: Tomada de Europa Press.

Imagen referencial. El estudio demuestra cómo nuestros parientes extintos obtuvieron sus presas, primero y ante todo en términos de sus armas de caza, al tiempo que arroja luz sobre sus habilidades de caza. Foto: Tomada de Europa Press.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia Europa Press

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Restos de un par de ciervos muertos, abatidos por los neandertales hace 120 000 años, muestran las lesiones de caza no ambiguas más antiguas documentadas en la historia de la humanidad.

Los esqueletos de estos animales, víctimas de un encuentro directo con sus cazadores, que les asaltaron para clavarles lanzas de manera planificada, fueron encontrados a orillas de un pequeño lago cerca de la actual ciudad de Halle, en la parte oriental de Alemania. El estudio fue dirigido por la profesora Sabine Gaudzinski-Windheuser del Departamento de Estudios Antiguos de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz (JGU) y se ha publicado en la revista Nature Ecology and Evolution.

El estudio constituye un importante paso adelante en nuestro conocimiento de los neandertales. , al tiempo que arroja luz sobre sus habilidades de caza.

Con una innovadora configuración balística experimental que incluye la última tecnología en sensores de movimiento, los investigadores pudieron reproducir la forma específica de una de las lesiones.

Los resultados demuestran el uso de una lanza de empuje de madera que se vio afectada con baja velocidad. Esto sugiere que los neandertales se acercaron a los animales muy de cerca y empujaron en lugar de arrojar sus lanzas a los animales, muy probablemente desde un ángulo de empuje oculto. Tal forma de caza de confrontación requería una cuidadosa planificación y ocultamiento, así como una estrecha cooperación entre los cazadores individuales.

El lago donde se realizaban las cacerías estaba rodeado por un bosque de dosel cercano, un tipo de entorno que se considera particularmente desafiante para los cazadores/recolectores, incluso para los humanos modernos.

Curiosamente, las excavaciones en el área de Neumark-Nord han producido decenas de miles de huesos de mamíferos grandes, incluidos ciervos rojos y gamos, caballos y bóvidos, así como miles de artefactos líticos de este paisaje único e inigualable del último lago interglacial, que acredita el éxito de la supervivencia de los neandertales en ambientes boscosos.

"Aunque es muy probable que los homínidos comenzaran a cazar con armas hace más de 500 000 años, no existían pruebas reales sobre cómo se utilizaron los objetos similares a las lanzas de madera como las encontrados en Clacton-on-Sea en Inglaterra y en Schöningen y Lehringen en Alemania", afirmó Gaudzinski-Windheuser.

"En lo que se refiere al uso de las lanzas, ahora finalmente tenemos la escena del crimen adecuada para la proverbial 'pistola humeante'", concluyó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)