10 de septiembre de 2015 18:07

Estudio plantea hipótesis de transmisión médica accidental del alzhéimer

Imagen referencial de la película 'Still Alice'. Siete de los ocho pacientes, de entre 35 y 50 años, presentaban depósitos de amiloide beta (Abeta), que se considera están vinculados al alzhéimer, y cuatro de ellos en altas concentraciones. Foto: Captura.

Imagen referencial de la película 'Still Alice'. Siete de los ocho pacientes, de entre 35 y 50 años, presentaban depósitos de amiloide beta (Abeta), que se considera están vinculados al alzhéimer, y cuatro de ellos en altas concentraciones. Foto: Captura.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Agencia AFP

Un equipo de investigadores ha descubierto que el alzhéimer podría transmitirse a través de procedimientos médicos, como por ejemplo la inyección de hormonas para tratar algunos trastornos, según un estudio publicado este jueves 10 de septiembre, en Nature.

El estudio aporta pruebas tendientes a demostrar que fragmentos de las proteínas que generan las placas responsables de la enfermedad de alzhéimer  pueden ser transmitidas entre seres humanos a través de la transferencia de tejidos. Eso no quiere decir que la enfermedad de alzhéimer sea contagiosa, aclaran los autores del estudio y expertos que comentaron sus resultados.

"Esto se refiere a una situación muy especial, de personas inyectadas con extractos de tejidos humanos", indicó el coautor John Collinge del University College London (UCL) . "No creo que tenga que desencadenar alarma ninguna o que estemos sugiriendo de que uno pueda contagiarse con la enfermedad de alzhéimer ", una forma de demencia senil.

El experto preconizó seguir profundizando las investigaciones para determinar "si existen vías accidentales por las cuales estas enfermedades pueden ser transmitidas mediante actos médicos o quirúrgicos".

Al investigar una enfermedad sin relación alguna, Collinge examinó el cerebro de ocho personas que durante la infancia habían recibido inyecciones de hormonas como tratamiento contra el enanismo. La hormona había sido extraída de la glándula pituitaria obtenida en miles de cadáveres humanos.

Esta práctica se interrumpió en 1985, cuando los médicos se percataron de que podía transmitir una variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (CJD) , la versión humana de la enfermedad de la vaca loca. Ocho pacientes investigados en el estudio fallecieron a raíz de esa enfermedad neurodegenerativa.

Demasiado jóvenes :

Collinge y sus colegas se declararon "muy sorprendidos" al percatarse de que siete de los ocho pacientes presentaban depósitos de amiloide beta (Abeta), que se considera están vinculados al alzhéimer, y cuatro de ellos en altas concentraciones.

Asombrosamente, los pacientes tenían entre 36 y 51 años, cuando normalmente ese tipo de depósitos se observan en pacientes ancianos. "Pensamos que la explicación más plausible es que los preparados de hormona de crecimiento que se les suministró cuando eran niños, además de haber estado contagiados con priones de la CJD, probablemente también estuviesen contaminados con 'semillas' de Abeta " .

Estudios preliminares de laboratorio mostraron que el Abeta de tejidos cerebrales afectados con alzhéimer, cuando eran inyectados a ratones o monos, eran capaces de infectar el cerebro del animal receptor, incluso cuando la inyección se practicaba en el abdomen.


"Por lo tanto, existen mecanismos que transportan esas simientes de proteínas al cerebro", indicó Collinge. "No sabemos lo que son, pero claramente puede suceder que se trasladen de una inyección intramuscular al cerebro del niño" .

Las "semillas" de Amiloide beta, escriben los expertos, "al igual que los priones, son capaces de adherir a las superficies metálicas y ser resistentes a una esterilización hospitalaria convencional". Se desconoce si los casos estudiados hubiesen desarrollado la enfermedad de alzhéimer si hubiesen alcanzado la vejez.

Expertos que no formaron parte del estudio señalaron que no existen pruebas de que ningún tratamiento médico actual, incluyendo la cirugía dental o las transfusiones, incrementen el riesgo de alzhéimer.

Prudencia, no preocupación:

De momento "este estudio debería llamar a la prudencia pero no despertar gran preocupación", indicó Simon Lovestone de la Universidad de Oxford. John Hardy, de UCL, agrega que quedó relativamente demostrado que los Abeta pueden ser transmitidos por inyección.

"¿Tiene consecuencias para la transfusión sanguínea?Probablemente no, pero definitivamente es necesario hacer una investigación epidemiológica", agregó.

"¿Sugiere acaso que la enfermedad de alzhéimer pueda transmitirse por contacto? Casi seguramente no" . "No quiero generar una alarma con esto", aclara Collinge. "No creo que nadie tenga que postergar o reconsiderar someterse a cirugía sobre la base de estos resultados".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)