21 de agosto de 2016 15:29

'Sin muertos no hay carnaval' se estrenó en Voluntad de Dios, Guayaquil

Se colocó una pantalla infable de 16 m x 9, en un terreno baldío del sector para proyectar la cinta

Se colocó una pantalla infable de 16 m x 9, en un terreno baldío del sector para proyectar la cinta. Foto: Wladimir Torres/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Stives Reyes
Redactor (I)

A las 20:30 del sábado 20 de agosto, la función estaba por iniciar. La pantalla de proyección gigante, ocho parlantes ubicados a los costados y el público a la expectativa por observar la nueva película del cineasta ecuatoriano Sebastián Cordero, ‘Sin muertos no hay Carnaval’.

La primera exhibición del filme no se la realizó en una sala de cine. Cordero quiso que sean los habitantes del barrio Voluntad de Dios, en el sector de Monte Sinaí, en el norte de Guayaquil los primeros que vean su película.

Su decisión fue una manera de demostrar su gratitud con la gente de este sector, porque la mayoría de las escenas de la película que trata sobre el tráfico de tierras se filmaron en este populoso barrio guayaquileño. También porque 300 habitantes del lugar participaron como extras en el filme.

No es la primera vez que el cineasta hace esto. En el 2012, antes del estreno de 'Pescador', la cinta se vio primero en El Matal (Manabí) donde se grabó la primera parte del filme. Cordero quiso volver a repetir esta experiencia y trasladó todo su equipo de producción al lugar.

Cordero realizó la presentación de su película

Sebastián Cordero realizó la presentación de su película. Foto: Wladimir Torres/EL COMERCIO


Desde temprano, se colocó una pantalla infable de 16 m x 9, en un terreno baldío del sector para proyectar la cinta. También se trasladaron más de 200 sillas plásticas para la comodidad del público.

El evento inició a las 19:00 con un concierto del grupo musical de Ricardo Pita, quien participó con su música en la película. Luego llegó el momento de la proyección.

A esa hora, todos los asientos estaban copados y quienes no alcanzaron puesto se aprestaban a ver la premier de pie o desde sus hogares.

María Montaño
, de 22 años estaba junto a sus dos hijos a la espera de la función. “Esto es lo más cerca que he estado de ir al cine”, contó.

Cordero realizó la presentación de su película. Agradeció a los moradores por haberles permitido ser parte de su comunidad al conocer más de cerca la problemática del tráfico de tierra. “Quisimos reflejar una realidad y este es el producto final… Hemos traíado el cine a ustedes disfrútenlo”, dijo.

Luego, con el aplauso de los presentes, se despidió pero al percatarse de que no había una silla disponible optó por sentarse en el suelo para desde allí en compañía del público ver también su trabajo. Lo acompañaron los actores Andrés Crespo y Daniel Adum, quienes fueron parte del elenco.

“Mija yo salgo ahí”, le dijo José Caicedo a su esposa mientras observaban una escena en donde el hombre de 34 años participó como extra al interpretar el papel de uno de los moradores disgustados por el cobro que les realizaba José Terán quien fingía ser dueño de la tierra donde había construido su hogar.

Crespo quien escribió el guión e interpretó al traficante de tierras Terán, calificó como positiva le experiencia de haber trabajado en el filme con los habitantes de Voluntad de Dios. “Es un filme que retrata todo lo que representa el poder en Guayaquil”, aseguró.

La película captó la atención de los presentes, quienes al igual que en un cine se mantuvieron en sus asientos durante más de una hora y media. Algunos incluso fueron a comprar ‘snacks’ como papas fritas y cachitos.

Al finalizar la película, un sonoro aplauso se escuchó por parte del público. Cordero agradeció e inició el desmontaje de la pantalla y del proyector. Los asistentes que no eran del lugar, se marcharon igual como llegaron, en una caravana de vehículos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)