6 de enero de 2016 08:05

Las estéticas, en enero, llenas de interesados en perder peso

Las personas acuden a centros de estética para eliminar los kilos ganados en las festividades. Foto: Evelyn Jácome/ EL COMERCIO

Las personas acuden a centros de estética para eliminar los kilos ganados en las festividades. Foto: Evelyn Jácome/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 2
Evelyn Jácome

La oferta es tentadora. Bajar hasta 12 centímetros en medidas, reafirmar los glúteos, reducir cintura, disimular las estrías y eliminar la celulitis. Todo con el 50% de descuento.

Enero: año nuevo y cuerpo nuevo. En este mes, muchos se fijan como propósito del año perder kilos. Las estéticas colman el mercado con promociones y ofertas para llamar la atención del público, femenino en su mayoría.

En Quitonse pueden encontrar paquetes que varían dependiendo de la cantidad de sesiones, de la tecnología que se utilice y de la calidad del servicio, pero oscilan entre los USD 80 y USD 700.

En Hidrapiel, una estética ubicada en las calles Humberto Marín, entre Real Audiencia y 10 de Agosto, las cinco cabinas en donde se realizan los tratamientos están llenas. Cada una decorada con un color y un motivo distinto, reciben a las clientes que tienen algo en común: buscan mejorar su silueta.

Sandra Dávila, gerente del establecimiento desde hace ocho años, cuenta que usualmente enero es uno de los meses de mayor venta de paquetes. Pero en otros meses del año también hay promociones. En un mes bajo, como junio, atiende a unas 10 personas al día, mientras que en enero, usualmente, sirven hasta a 30 personas.

Esta ocasión, por ejemplo, ofertan un paquete que dura un mes, y se debe asistir tres veces por semana. Normalmente tiene un costo de USD 386, pero el precio de oferta es de USD 88.

La persona es tratada con aparatos y productos. Uno de ellos es la lipolaser, que consiste en la colocación de unas paletas sobre la piel que ayudan a disolver la grasa gracias a un rayo de luz. Luego la grasa se elimina con un masaje linfático.

Además ofertan sesiones de carboxiterapia, que consiste en la inyección de dióxido de carbono para quemar la grasa. Dependiendo del umbral del dolor del cliente, podría resultar incómodo aunque tolerable, advierte una experta. "Esta rompe la adiposidad, combate la celulitis y la flacidez. Se la puede colocar incluso en la papada".

El paquete, además, incluye ultracavitación, radiofrecuencia, masajes reductores, maderoterapia, electrolifting, manta con ozono infrarrojo y te drenador.

La alimentación es fundamental para ver los resultados. En los mismos centros estéticos se admite que para bajar de peso se debe combinar varios elementos. Todo va de la mano con el cuidado de la alimentación y la actividad física. De modo que, si no se controla la cantidad de comida, el resultado va a ser mínimo, no obstante, se notan mejoras en la piel.

Karla Maldonado, nutricionista, explica que la forma más efectiva para perder peso es llevar una dieta balanceada. Todo se resume a consumir menos calorías de las que se gastan, a comer sano, no a dejar de comer. Caso contrario, asegura, no hay producto mágico que haga bajar de peso y si un spa ofrece hacer el milagro, pues es irreal. "Hay aparatos que ayudan a moldear la figura, eso es cierto, no obstante, hay la alternativa de hacer ejercicio y no comer en exceso. Así se puede perder de 1 a 2 libras por semana", asegura. Además, el ejercicio físico diario, elimina grasa corporal.

En varios establecimientos sostienen que no se trata de una moda para rendirle culto al cuerpo sino de un estilo de vida que ayuda a las personas a mantenerse sanas y a reducir los niveles de estrés.

En el Blue Spa, ubicado en la Alemania y Vancouver, los paquetes empezaron a separarse desde el mes pasado. Susana Sacón, gerente de la estética, cuenta que allí también se realizan sesiones con aparatología con tecnología de punta y asesoría nutricional. Al momento tienen una promoción de 2x1. Por USD 700 cada paciente recibe 20 sesiones. La promesa es que cada persona baja en promedio 20 libras, pero todo depende del metabolismo y de la colaboración de la persona.

Cada sesión toma entre una hora y hora y media.

María Gracia Amores, de 37 años, optó por realizarse uno de estos tratamientos para perder peso.  Recostada en una camilla, mientras le aplican aceite de naranja en la espalda, cuenta que ese fue su regalo de Navidad. Luego de tener a su primer hijo, la piel de su abdomen quedó flácida, ganó peso y no pudo perderlo con dieta.

No es la primera vez que toma uno de estos paquetes, es la segunda ocasión, y asegura que son efectivos, que le dejan la piel más firme, suave, y que moldean su cintura.

Cuando el masaje empieza, la mujer deja de hablar. Admite que son dolorosos, pero los disfruta. Incluso, a veces, al día siguiente amanece con pequeños morados en a la altura de los brazos y costillas. Eso mientras en la camilla de al lado, detrás de un biombo, otra paciente recibe carboxiterapia y a momentos, no tolera el dolor y pide a la esteticista que se detenga. Respira un poco, ríe, bromea e insiste: "Continúe nomás. La belleza cuesta".

Hay estéticas que trabajan con láser y que ofrecen resultados formidables. Ese es el caso de Cocoon, donde está en oferta un paquete de tensado de abdomen que combate la flacidez con un láser fotona que trabaja en el tejido y hace que la piel se tonifique. Carmen Murillo, gerente, explica que se realiza una sesión cada mes y los resultados son muy buenos. Se elimina la celulitis y se disimulan las estrías. El paquete incluye seis sesiones y cuesta USD 700. Están ubicados en la calle Tomás Chariove, en el Pinar Bajo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (1)