22 de febrero de 2015 17:02

Estados Unidos aguarda el desenlace del juicio del asesino de Chris Kyle

Varios periodistas esperan en el Tribunal del Distrito de Erath, donde se celebra el juicio en contra del asesino de Chris Kyle, en Stephenville, Texas, Estados Unidos. Foto: EFE

Varios periodistas esperan en el Tribunal del Distrito de Erath, donde se celebra el juicio en contra del asesino de Chris Kyle, en Stephenville, Texas, Estados Unidos. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 16
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 4
Agencia EFE

El veterano de guerra Eddie Routh asesinó en 2013 a Chris Kyle, el francotirador elevado a rango de héroe en EEUU gracias a la taquillera película 'American Sniper' y ahora, dos años después, el país aguarda con interés el desenlace del juicio contra el exmarine, que concluirá durante la última semana de febrero.

Routh tiene dos opciones en el horizonte: una celda en una cárcel de máxima seguridad para el resto de sus días -la acusación solicita cadena perpetua para él- o una habitación, de seguro más acogedora, en una clínica mental.

La diferencia es sustancial. Según explicó al periódico The Dallas Morning News una portavoz del Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas, en estas clínicas las habitaciones no se cierran, sus paredes están pintadas de colores y la cama es de tamaño doble. También hay televisión en una zona común aunque no Internet.

"Una vez dentro del perímetro de seguridad, se parece mucho a una comunidad universitaria", dijo la portavoz, Carrie Williams. El destino del exmarine depende ahora de si el jurado formado por diez mujeres y dos hombres da verosimilitud o no a los problemas psicólógicos que presuntamente sufría cuando asesinó a Kyle y a su amigo Chad Littlefield.

La salud mental del acusado ha centrado la discusión entre fiscales y abogados de la defensa, que han aportado sendos testimonios con opiniones opuestas durante las ocho jornadas transcurridas en el juicio que se celebra en la pequeña comunidad rural de Stephenville, en el corazón de Texas.

El asesino confeso de Kyle y Littlefield se ha declarado no culpable de los cargos que pesan sobre él argumentando demencia.

El psiquiatra forense Michael Arambula, que declaró el viernes 20 de febrero, llamado por la acusación, afirmó que Routh "juega la carta" de veterano de guerra con estrés postraumático para 'eludir' sus responsabilidades, es decir, la cárcel. 

Routh sirvió unos meses en Irak y después estuvo en Haití, pero en su contra juega el hecho de que nunca entró en combate. Randy Price, psicólogo forense, otro testigo llamado por los fiscales, añadió el posible efecto que tuvieron los narcóticos en Routh para cometer el crimen, ya que el exmarine abusaba del alcohol y de marihuana.

"Si cometes un crimen y te declaras no culpable alegando una demencia causada por narcóticos, eso no cuenta", dijo el psicólogo.

Los abogados del exmarine, por su lado, aportaron el jueves, 19 de febrero, el testigo del psiquiatra forense Mitchell Dunn, quien dijo que el acusado sufría "delirios" propios de la esquizofrenia cuando cometió los crímenes.

Según Dunn, los días previos al 2 de febrero del 2013, Routh sufrió una espiral en sus delirios que lo llevó a pensar que Routh y Littlefield querían matarlo, por lo que él disparó primero: "No digo que sea lógico; fue su lógica".

El juicio contra Routh ha coincidido en el tiempo con el éxito en las pantallas de 'American Sniper', la cinta basada en las memorias del francotirador Kyle y dirigida por Clint Eastwood que hoy, 22 de febrero, competirá por seis Oscar, entre ellos el de Mejor película y el de Mejor actor para Bradley Cooper.

Kyle sirvió en la Navy SEAL, la unidad de élite de la Armada estadounidense, durante la ocupación de Irak, y está reconocido como el francotirador más letal de la historia del país, con 160 muertes confirmadas a sus espaldas, aunque él aseguraba que superó las 250.

Ya de vuelta en Texas, Kyle se dedicaba a ayudar a veteranos de guerra que sufrían problemas mentales y con ese objetivo se llevó a Routh al campo de tiro donde perdió la vida.

Los abogados de la defensa y los fiscales todavía pueden llamar a sus testigos de nuevo para rebatir los argumentos mutuos antes de que el juicio termine con toda seguridad esta semana.

Después ya solo quedará que el jurado emita su veredicto y comprobar si han pesado más los argumentos de los expertos o las lágrimas que derramó la viuda del francotirador, Taya Kyle, sobre el estrado. EFE

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)