19 de junio de 2015 15:49

La Espol vivió su #DíadeNash con un combate sobre la teoría de los juegos

Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO

Todos los juegos consistían en simular las tácticas que usaban las empresas para poder superar en el mercado a la competencia. Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 6
Redacción Guayaquil (I)

El auditorio de la Facultad de Ciencias Sociales de la Escuela Superior Politécnica del Litoral de Guayaquil (Espol), se convirtió en un ring. En el cuadrilátero estaban ‘la serpiente’ y ‘el puma’, dos boxeadores con guantes de papel, dispuestos a disputar por la empresa que representaban. A cada lado se encontraba la firma roja y la azul, compitiendo por quién producía más.

Esta simulación fue uno de los juegos que se realizaron por el #DíadeNash, evento organizado por la Espol para recordar a John Forbes Nash, matemático estadounidense quien falleció el pasado 23 de mayo, especialista en la teoría de los juegos y ganador del premio Nobel de Economía en 1994.

El auditorio estaba lleno. Alumnos y profesores, incluso parados, observaron atentos estos juegos, que se desarrollaron en sus inicios como una herramienta para entender el comportamiento de la economía, y que actualmente se extienden a muchos campos.

Un poco antes, en la misma sala hubo un coloquio a cargo de los profesores Nereida Espinoza y Leonardo Sánchez Aragón, quienes explicaron la teoría de los juegos, que consiste en la elaboración de estrategias y el comportamiento de los individuos ante problemas.

Por eso, la mañana de este viernes 19 de junio en la Espol, todos los juegos consistían en simular las tácticas que usaban las empresas para poder superar en el mercado a la competencia. En tres aulas también se realizaron juegos de estrategia, dirigidos por maestros de la facultad.

Espinoza asegura que con estas actividades buscan acercarse más a los alumnos y “hacerles comprender que las clases no solamente tienen que ser dictadas en aulas, que también se aprende divirtiéndose”.

La jornada concluyó con la proyección de ‘Una mente brillante' (2001), película basada en la vida de Nash e interpretada por Russell Crowe. En 1998, Sylvia Nasar publicó la novela con el mismo nombre, en la que recopila fragmentos de su biografía, entre ellos cuando le diagnosticaron esquizofrenia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)