30 de mayo de 2015 10:25

Esculturas de chocolate con la mirada de Christian Martínez

El cheff Christian Martínez da un curso de moldeado de chocolate GDA / Vicente Costales / El Comercio

El cheff Christian Martínez da un curso de moldeado de chocolate GDA / Vicente Costales / El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Ana Belén Veintimilla

El chef mexicano Christian Martínez, especializado en chocolatería y pastelería, llegó al Ecuador para dictar charlas magistrales en el marco del Salón del Chocolate Ecuador. Dio su primera ponencia ayer (29 de mayo) cerca de las 16:00.

El taller demostrativo se tituló Escultura Pixart para profesionales. Martínez se ha desenvuelto con esta técnica por que permite creatividad y rigidez al mismo tiempo. La escultura de chocolate lleva matemáticas dice el chef al mostrar su creación inspirada en el mar. Las piezas divididas, al iniciar el taller, se fueron uniendo poco a poco entre cada explicación.

Para aprender los números de este arte, el chef estudió escultura y comenzó por aconsejar a los asistentes que “con una base fuerte, pesada, se puede hacer cualquier escultura”. La suya llevaba un pulpo al que colocó sobre unas burbujas de mar.

Para este método, el chocolatier explica que se debe utilizar 100% de chocolate, ningún elemento ajeno. Por ello utilizó chocolate amargo y cobertura blanca. Ya que las piezas principales estaban realizadas se enfocó en mostrar las posibilidades de unión entre ellas. Para unir el pulpo utilizó chocolate pre cristalizado. Martínez resaltó además la versatilidad de esta técnica “porque no usa moldes, es moldeado por uno mismo” y ahí entra la creatividad en acción.

El artista y chef resume lo más importante que un escultor de chocolate debe dominar, “el secreto es el punto focal resistencia del material del chocolate”. Puesto que conociendo la resistencia del producto se vuelve más sencillo conocer los límites hasta los cuales se puede trabajar con él.

Para el chef Luis Carrillo, quien se considera un aficionado a la chocolatería, los talleres del primer día funcionaron para abrir los horizontes que se conocen del chocolate. “He aprendido a tratar de mejor manera el producto, hay que saberlo cuidar y aprovechar al máximo. Al chocolate se le puede sacar mucho provecho tanto en lo dulce como en lo salado”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)