6 de julio de 2017 21:43

La Escuela Comunitaria Cumanbreak celebra su segundo año de existencia

Hace dos años un grupo de jóvenes pertenenientes a diversas crews se apoderaron de un espacio del parque Cumandá, en el centro de Quito, para poder bailar.

Hace dos años un grupo de jóvenes pertenenientes a diversas crews se apoderaron de un espacio del parque Cumandá, en el centro de Quito, para poder bailar. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
María Belén Merizalde

La Escuela Comunitaria Cumanbreak, que recibe mensualmente a más de 80 niños, jóvenes y adultos que desean aprender a bailar break dance está de aniversario.

Hace dos años un grupo de jóvenes pertenenientes a diversas crews se apoderaron de un espacio del parque Cumandá, en el centro de Quito, para poder bailar. "En el 2015 las autoridades decidieron reconocer la labor que estaban haciendo estos chicos y se formalizó el espacio", comentó Jorge Carrillo, encargado de la Escuela Cumanbreak.

Desde ese momento la escuela ha ido creciendo con la expectativa de desestigmatizar este baile y apoyar a quienes lo practican. "El breakin nace con la cultura Hip Hop, que se desarrolló entorno a procesos de violencia que se vivía en Estados Unidos y llegó al Ecuador hace 30 años, arraigándose principalmente en barrios aparentemente marginales, sobre todo en el sur de Quito. Sin embargo hoy hay una evolución favorable y eso queremos que la gente conozca", expresó Carrillo.

Para celebrar su segundo aniversario han preparado varios talleres prácticos y teóricos a los que todos los interesados pueden asistir.

Para celebrar su segundo aniversario han preparado varios talleres prácticos y teóricos a los que todos los interesados pueden asistir. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

La escuela ha recibido a chicos con problemas, como adicción a las drogas. Sin embargo, a través de una adecuada orientación los jóvenes han encontrado en la práctica del breakin una salida.

"Ellos encuentran una familia de baile. Aquí no solo incentivamos a que practiquen el breakin, también nos preocupamos de que estudien o que realicen actividades que sean beneficiosas para su futuro", señaló el principal.

Stefano Vera practica breakin desde hace 2 años y asegura que a través del baile puede expresar sus emociones. "Es importante que la gente conozca que este estilo de baile ha evolucionado, que hoy ya no está ligado a pandillas ni a vicios".

Para celebrar su segundo aniversario han preparado varios talleres prácticos y teóricos a los que todos los interesados pueden asistir. Pero el gran evento se realizará el domingo 16 de julio, en donde se llevarán a cabo batallas de baile y los asistentes podrán apreciar el ritmo, las piruetas y la actitud de cada uno de los bailarines.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)