14 de julio de 2016 16:00

Erradicar el sida en 2030, el plan 'ambicioso pero viable' de la ONU

Pese a ello, el 2015 2,1 millones de personas contrajeron el VIH a nivel global, de las que más del 90 % son trabajadores sexuales, consumidores de drogas inyectables, presos, transexuales y homosexuales y sus parejas.

En el 2015, 2,1 millones de personas contrajeron el VIH a nivel global, de las que más del 90 % son trabajadores sexuales, consumidores de drogas inyectables, entre otros. Foto Referencial: Pixabay

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Poner fin a la epidemia del sida en 2030 es un plan "ambicioso pero viable", aseguró el jueves 14 de julio de 2016 en una entrevista con Efe en Montevideo el brasileño Luiz Loures, director ejecutivo adjunto de Onusida, el programa de Naciones Unidas para lucha contra esa enfermedad.

Loures participa en la IV Conferencia Mundial sobre Derechos Humanos de Personas Glbti (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales), una cita que se desarrolla por primera vez en América Latina y que coincide con un momento importante para la región en cuanto al sida y el VIH.

Según datos de Onusida, en el último lustro se ha reducido 26 % el número de muertes vinculadas al síndrome de inmunodeficiencia adquirida.

Pese a ello, el 2015 2,1 millones de personas contrajeron el VIH a nivel global, de las que más del 90 % son trabajadores sexuales, consumidores de drogas inyectables, presos, transexuales y homosexuales y sus parejas.

El último informe de la entidad señala que los hombres homosexuales representan el 30 % de los nuevos contagios del VIH en América Latina, un dato que Loures achaca a la discriminación.

"La epidemia sigue creciendo entre hombres gays, entre la población Glbti. Es la única epidemia del sida que crece en todo el mundo y esto demuestra claramente que tenemos el progreso biomédico en cuanto al tratamiento del sida, pero no avanzamos en cuestiones como la discriminación, que impide el acceso a servicios de prevención y a la expansión de los servicios de tratamiento", dijo.

Esa discriminación comienza "dentro de los propios servicios de salud" y se replica en los espacios de trabajo y en las escuelas, entre otros ámbitos, y se traduce en un menor acceso a información para la prevención del sida y el VIH, y en una restricción de acceso a elementos de protección, como los preservativos.

"Sabemos que hay poblaciones que por alguna razón tienen que vivir escondidas. Son poblaciones de mayor riesgo al contagio con VIH", afirmó Loures.

La agenda para el desarrollo promovida por la ONU se fija entre sus metas al poner fin a la epidemia del sida en 2030, un objetivo "ambicioso pero viable", según Loures.

Desde su punto de vista, Latinoamérica está en la vanguardia en muchos de los campos vinculados a la enfermedad, "principalmente en cuanto al tratamiento".

"La proporción de gente en tratamiento en los países latinoamericanos es la más alta del mundo, pero nos enfrentamos al problema del crecimiento del número de nuevas infecciones, principalmente entre las poblaciones más vulnerables y particularmente en Latinoamérica entre hombres gays", aseveró.

Por otro lado, destacó a Uruguay como un ejemplo a seguir para muchos países del mundo debido a su política de inclusión y a la implementación de la misma en su sistema de salud y educativo.

En ese sentido, apuntó la relevancia de que el país suramericano acoja la IV Conferencia Mundial sobre Derechos Humanos de Personas Glbti, una cita que coorganiza junto a los Países Bajos y que finaliza el viernes 15 de julio de 2016.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)