20 de diciembre de 2015 00:00

Leonardo DiCaprio: Alejandro González Iñárritu ha hecho 'una obra de arte' con 'The Revenant'

El actor Leonardo DiCaprio atiende a la prensa en la premier mundial de la película "The Revenant" en California, el pasado 16 de diciembre del 2015. Foto: AFP

El actor Leonardo DiCaprio atiende a la prensa en la premier mundial de la película "The Revenant" en California, el pasado 16 de diciembre del 2015. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 4
Agencia EFE
Los Ángeles, EE.UU.

Leonardo DiCaprio no puede disimular el orgullo que le produce hablar de "The Revenant", la cinta del director mexicano Alejandro González Iñárritu que considera "una obra de arte" y con la que parte como favorito para alzarse con el óscar al mejor actor.

"No voy a ocultar que fue el rodaje más difícil de mi vida, pero al final ha tenido su recompensa porque González Iñárritu ha traducido ese esfuerzo en una obra de arte", dijo DiCaprio.

"Nos embarcamos en un viaje existencial en plena naturaleza y nos exigimos hasta el límite de nuestras fuerzas. Estábamos allí por una razón y creo que el espectador se va a emocionar increíblemente con esta historia. Es algo realmente original. Ya no se hacen películas así", manifestó el intérprete de 41 años.

La cinta, basada en hechos reales, narra la historia de Hugh Glass (DiCaprio), un reconocido explorador que fue atacado por un oso y abandonado por sus compañeros de expedición, pero cuyo deseo de venganza le lleva a sobrevivir y emprender una odisea de cientos de kilómetros para dar con quienes lo traicionaron.

Para lograrlo, Glass deberá recuperarse milagrosamente de sus heridas, superar un brutal invierno y evitar enfrentamientos con las tribus de indios americanos que pueblan la zona del oeste estadounidense a comienzos del siglo XIX.

Video: Youtube / Canal: Cine: 20th Century Fox LA


"Sabía perfectamente qué tipo de cineasta era Alejandro. Es alguien increíblemente amable, cortés y colaborador que busca hacer la mejor película posible y que tiene en cuenta todos los elementos para que el espectador viva una auténtica inmersión cuando se adentre en el cine", explicó DiCaprio.

En los meses previos al estreno, han sido varios los testimonios que han calificado la producción como "un infierno" y "una pesadilla" por la dureza de las condiciones climatológicas en las que se llevó a cabo la filmación, que provocaron despidos y renuncias varias.

Además, la cinta, de estreno el próximo 8 de enero, se rodó únicamente con luz natural -un maravilloso trabajo del director de fotografía mexicano Emmanuel "El Chivo" Lubezki- y hubo que desplazar el equipo desde Canadá hasta la Patagonia argentina en busca de la nieve necesaria para rodar el tramo final del filme.

"Lógicamente, González Iñárritu protege su visión. Lucha de forma incesante por conseguir lo que quiere y por lograr la autenticidad a cualquier precio", declaró un DiCaprio que asegura que el director mexicano posee "las mejores virtudes" de "los más grandes cineastas" con los que ha trabajado, incluido Martin Scorsese.

"Quería trabajar con Alejandro. Es alguien a quien respeto enormemente. La gente, y esto ocurre con muy pocos directores, ve su cine no por su espectáculo, sino por su arte. Igual que el de Scorsese", apuntó el cuatro veces candidato al óscar.

DiCaprio indicó que González Iñárritu posee un "vasto conocimiento" de la historia del cine y que trata de pintar "un cuadro" con cada una de sus películas.

"Tiene pinturas muy específicas -aseveró-, tiene clara la pátina que quiere emplear y el lienzo que va a usar. Y es implacable e inflexible a la hora de lograr lo que busca".

En el corazón de la historia aparece el trato de Glass con su hijo, fruto de una relación con una india de la tribu de los Pawnee, que se convertirá en la clave para la supervivencia del personaje en condiciones tan extremas.

"Es una persona a la que le han sustraído absolutamente todo y que necesita encontrar cierto deseo espiritual y existencial para seguir luchando. Contar eso sin apenas diálogo fue muy interesante para mí", sostuvo el actor.

Tras el espeluznante ataque que sufre su personaje en los primeros 30 minutos de metraje, DiCaprio se encierra en sí mismo y ofrece una interpretación en la que transmite todo a través de sus ojos y su expresividad, en el polo opuesto de la palabrería y el histrionismo de su Jordan Belfort en "The Wolf of Wall Street".

"Fue un reto", afirmó. "A veces llegas al público más con los silencios", añadió DiCaprio, para quien algunos de sus momentos favoritos en la historia del cine son así, sin palabras de por medio.

"Reaccionar ante lo que tienes delante. Eso -opinó- y hacer que un silencio diga más que mil palabras. Me puse esos objetivos. Fue una experiencia muy instintiva".

DiCaprio, tras trabajar con realizadores como Scorsese, Steven Spielberg, Christopher Nolan, Quentin Tarantino, Clint Eastwood, Sam Mendes, James Cameron y el propio González Iñárritu, descarta por ahora la posibilidad de dirigir algún día.

"Tardaría mucho en estar a su altura", comentó entre risas.

Eso sí, deja un deseo para el futuro: trabajar en un largometraje con Scorsese y Robert De Niro, al que considera el "mejor actor vivo".

"Si tuviera esa oportunidad -finalizó-, saltaría por ella".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)