2 de July de 2010 00:00

Pocas risas para el retorno de ‘JLO’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cine

La actriz y cantante Jennifer López apostó por una comedia romántica para regresar al cine, luego de cuatro años de ausencia. Pero‘Plan B’ no es un película que la pondrá en el ojo de la atención de los amantes de la comedias, peor de la crítica internacional.

La actuación de JLO, como también se conoce a la actriz de origen puertorriqueño, no aporta a un argumento escaso de situaciones cómicas. Más bien se juega visualmente con la voluptuosidad de la esposa del salsero Marc Anthony. En varias escenas se muestra que mantiene una cintura delgada y un prominente trasero (incluso después de su embarazo de gemelos).

La última película que ‘JLO’ había hecho fue ‘El cantante’ (2006) coprotagonizada por Marc Anthony y en la cual se basaba en una parte de la vida del salsero Héctor Lavoe.

En la cinta, López interpreta a Zoe, una mujer que -por la falta de un príncipe azul para su vida- se embaraza por inseminación artificial y decide convertirse en madre soltera. El día que eso ocurre conoce a Stan (Alex O’Loughlin), quien resulta ser su hombre ideal para su vida.

El reparto también es otra de las debilidades del filme. O’Loughlin es un actor poco conocido en el cine (tiene constantes apariciones en series de televisión estadounidenses). En la dirección está Alan Poul, quien ha tenido un mínimo trabajo para la pantalla gigante (desde el 2002 hasta el 2008 dirigió capítulos de cinco series de TV).

Pecado que también tiene la escritora de la cinta, Kate Angelo. Su trabajo de guionista ha estado dedicado para la televisión hasta el 2007 y en los últimos tres años solo ha escrito ‘Plan B’.

El guión carece de giros sorprendentes y se recurre al chiste fácil (Zoe choca su vehículo por ver el torso descubierto de su pretendiente o un perro, con discapacidad, que se come una prueba de embarazo). A eso se suma una fotografía simple, con pocos juegos de cámara y un ritmo lento para una comedia.

Además, la película, una vez descubierto que el plan b de Zoe es seguir con el embarazo en compañía de su príncipe azul, se convierte en una historia previsible y con un final anticipado para el espectador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)