14 de February de 2014 00:02

Un pelotón peculiar va al rescate del arte

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Dado el reciente resurgimiento en el interés sobre el destino de las piezas de arte saqueadas por los nazis durante la II Guerra Mundial, cabe la pertinencia del tema de 'Operación Monumento' ('Monuments Men').

La nueva película de George Clooney, en la silla de director, recoge la experiencia de un peculiar pelotón conformado para rescatar las obras que se hallaban en poder del ejercito alemán y que, una vez que empezó su retirada, pudieron haber sido destruidas por órdenes del 'Fuhrer'. Se trata de la adaptación cinematográfica de libro 'Monuments Men: aliados heroicos, ladrones nazis y la caza del tesoro más grande de la historia', escrito por Robert M. Edsel y Bret Witter. La publicación está ubicada en el segundo lugar en la lista de 'best-sellers' del New York Times.

Quizá lo más valedero de la crónica y de esta producción fílmica sea justamente brindar homenaje a un pasaje de la historia contemporánea que rezuma sensibilidad y coraje. En esa línea, la cinta apuesta por el fin de que no se borren las manifestaciones culturales de la humanidad, sin embargo -como suele suceder- la realidad resulta más tenaz e inspiradora que la ficción, en especial cuando el tratamiento de esa ficción peca con superficialidades, justificadas según la lógica del entretenimiento y la industria. De los cerca de 300 hombres enlistados en el Programa de Monumentos, Arte y Archivos, la película arma un conjunto de siete individuos, siete personajes, cuyas particularidades buscan ser explotadas en el cine.

Se trata de un filme de carácter coral, sobre todo por el número de estrellas que forman parte del elenco, empezando por el protagonista y director George Clooney, pasando por Matt Damon, Bill Murray, ­John Goodman, Jean Dujardin, Hugh ­Boneville, Bob Balaban, Dimitri Leonidas, hasta Cate Blanchett, actualmente nominada al Oscar por su interpretación en 'Blue Jasmine', de Woody Allen. Sin embargo, y a pesar de lo que auguraría ese 'casting', el filme no termina por detonar y convertirse en la épica que promete.

La cinta se distancia de los sucesos -batallas y desembarcos- que han sido comúnmente tratados desde Hollywood y la propuesta de su relato va por la conformación y las experiencias del pelotón. Es un equipo armado a la manera de 'Oceans 11', con la característica de verse inmiscuido en la vida e instrucción militar con personas que no han estado jamás familiarizadas con la disciplina institucional, algo ya visto en otras cintas -'Armageddon', entre ellas-. En este caso, el grupo se compone de directores de museos, conservadores e historiadores de arte.

La fotografía y los decorados del filme están elaborados al detalle para recrear las atmósferas correspondientes a la Europa en guerra y relacionarla con el romanticismo por el arte del pasado, aunque son pocas piezas -de las miles que fueron rescatadas en realidad, de las manos de Hitler- las que se llevan las menciones.

Los problemas del filme reposan en la dirección y el guión, dos elementos que dejan pendiente 'lo que pudo haber sido'. A pesar de unas primeras secuencias que aportan ritmo, la cinta decae y cede ante la apatía que terminan por distanciar emocionalmente al espectador de la historia y de los personajes; si bien se cuentan algunos pasajes conmovedores, 'Operación Monumento', jamás alcanza su 'momentum'. La regularidad del filme también responde a su estructura episódica, que fragmenta la narrativa, afectando con ello a la interacción dramática, a la coherencia del relato y al desarrollo de los personajes.

Si bien la bandera de las barras y las estrellas parece cobijarlo todo con la firma y la iniciativa del ex Presidente Franklin D. Rsoosevelt, el liderazgo de Frank Stokes y la mayoría estadounidense dentro del pelotón, esta película juega y trastabilla como una oda patriótica, que halla precisamente en el retrato del 'esfuerzo' multinacional del frente aliado occidental, el fundamento para su réplica.

Sobre los personajes

  • Cate Blanchett. La actriz interpreta a Rose Valland, una historiadora de arte quien tras ser parte de la Resistencia Francesa se unió a la recuperación de obras de arte. Blanchett compite por un Oscar por su rol en 'Blue Jasmine'.
  • George Clooney. Esta es la quinta participación del actor y productor como director de un filme. Su experiencia previa en esta silla se vio en 'Buenas noches, buena suerte' y recientemente en 'Los idus de marzo'.
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)