9 de December de 2010 00:00

En Nueva York hubo canciones

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
De la corresponsal en N. York

En Straberry Field casi nunca faltan rosas. Pero ayer también había velas, esquelas, manzanas y guitarras. Pero sobre todo había calor, nostalgia de un pasado soñador y una conexión invisible que rebasa generaciones unidas por la música: la de Los Beatles.

Desde la salida de la estación 72 del tren, a los pies del edificio Dakota, allí mismo donde hace 30 años Mark David Chapman acabó con la vida de John Lennon, se veían las antenas de televisión y un incesante río de gente que llegó a decirle a su mito que no lo ha olvidado.

El viento traía el eco y antes de cruzar la calle rumbo a Straberry Field donde está el monumento circular y plano en honor a Lennon, las primeras voces musicalizaban Don´t let me down. Y sí, allí llegaban de todos los rincones del mundo, padres, hijos y hasta nietos; hippies de vieja estirpe; turistas y neoyorquinos, todos suplicando al viento' Don´t let me down.

“No vine solo a decirle que no lo olvidé, sino a agradecerle porque hizo soñar mucho a mis padres. Ellos dicen que esos eran tiempos mejores. Me enseñaron a cantar su música y aquí estoy para decirle gracias”, dijo Chiris Roddik, quien se sumó al coro de innumerables guitarristas que pusieron a corear Baby can you drive my car'

Hasta allá también llegaron los que no se creen que Champan mató a Lennon, sino que abrigan teorías conspiradoras como la que fue la CIA o los sionistas quienes acabaron con la vida del personaje que puso a soñar a millones con la paz.

El peregrinaje se extendió al edificio Dakota. Ya no está el portero José Perdomo, quien fue el primero que corrió a darle auxilio. Ahora los dos guardias se limitaron a poner cara de póker a los peregrinos de Lennon que querían llevarse una foto del lugar.

“Papi por qué esta aquí la TV?”, preguntó una pequeña de 4 años mientras se alejaba del lugar. “Porque aquí es Straberry Field, así se llama por John Lennon”, dijo el padre. Ella se fue sin saber quién es el tal Lennon, pero los que quedaron y seguían llegando sí lo sabían bien más cuando a gritos pedían Please, please me'

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)