5 de May de 2014 00:00

La magia, entre calles, teatros y pantallas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Entre la ciencia y la ficción, la magia o el ilusionismo se ha convertido en ese arte que transita los límites de la realidad y de la fantasía para persuadir a los sentidos. Durante todo el mes, varios actos han aparecido en la agenda cultural de la ciudad con un repertorio que presentará las más diversas técnicas y personajes dentro de este popular oficio.

De los palacios a la calle y de aquí al teatro, al cine y a la televisión, los dones y habilidades que hicieron de los primeros magos unos seres místicos, proféticos o sagrados ahora son parte de una masiva industria del entretenimiento.

Balas detenidas con los dientes, escapes imposibles, objetos que desaparecen, cartas que cambian... Los trucos de maestros como Robert y Harry Houdini, Doug Henning, Dai Vernon y otros han alimentado una serie de producciones audiovisuales, que a su vez inspira actos que se renuevan en diferentes formatos.

[[OBJECT]]

Pero, ¿cuán real es un acto de magia en laTV y el cine? Para el mago David Sucar -que se presentará en Quito-, el cine en sí mismo es un gran truco de magia. Se refiere a la ilusión de movimiento que produce la proyección consecutiva de 24 cuadros por segundo. Bajo ese principio, con técnicas de edición y su experiencia en el ilusionismo, los primeros actos de magia fueron recreados en el cine por George Mélies desde finales del siglo XIX, con objetos que aparecían y desaparecían 'misteriosamente'. Cortes de secuencias que resultaban evidentes en cintas como 'El gran Houdini' (1953), donde la edición interrumpe el momento en que Tony Curtis cortaba por la mitad a Janet Leigh.

Para Isaac El Mago -invitado del festival Magia de cerca-, el realismo de los actos de magia en la televisión o el cine depende de lo que los realizadores quieran mostrar en la pantalla. "En el cine casi no existen actos reales. Casi todo se basa en el uso de la tecnología y los efectos especiales". Herramientas que han puesto en la pantalla fabulosas proezas de personajes como Gandalf o Harry Potter. Otras producciones han introducido los principios básicos de la magia para recrear rutinas clásicas como objetos que desaparecen en 'El ilusionista' (2006) o la levitación en 'Los ilusionistas' (2012), inspirados en David Copperfield.

Este ilusionista estadounidense que alternaba sus rutinas en espacios públicos, teatros y programas de televisión inspiró a otros magos mediáticos como Criss Angel o Dynamo.

Para Sucar, la diferencia de la magia entre el cine y el teatro está en la interacción con el espectador. Asegura que la magia presencial no ha perdido vigencia porque participar de un acto de ilusionismo es una experiencia sensorial única. "En un escenario, el mago rompe con la cuarta pared cuando interactúa con su público". Y en ese espectáculo, el mago Gizzú explica que la magia se convierte en un oficio que combina actuación, oratoria, danza, música, psicología y más.

Una representación coreográfica y persuasiva donde, según Isaac El Mago, cada ilusionista construye su propio personaje basado en sus técnicas y su personalidad.

No olvide

  • Magia de Cerca.  Viernes y sábados de mayo, 20:00, Teatro Espada de Madera de la CCE.
  • David Sucar.  El 9, 10 y 11 de mayo, en el Teatro Sucre, a las 19:30.
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)