19 de June de 2010 00:00

Cinco horas de pura fiesta en Manta

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Manta

Tres de las cuatro bandejas del estadio Jocay de Manta fueron copadas por 6 000 simpatizantes de Jerry Rivera, Olga Tañón y Rakim & Ken-y.

Los cantantes boricuas fueron los protagonistas del concierto del año en el puerto manabita. Sucedió el jueves desde las 21:00. Los ejecutivos de Loma Producciones lo hicieron realidad. El césped de la cancha del escenario deportivo fue cubierto con una loma especial.

En la general sur fue ubicado el escenario donde cabían los equipos de audio, dos pantallas gigantes, máquinas de creación de humo y la iluminación.

Canon, el reggaetonero manabita abrió el concierto. Luego la algarabía de las 4 000 féminas que coparon los graderíos y la zona de sillas fue total. Salió al escenario el salsero Jerry Rivera.

Fabiola Cedeño, estudiante universitaria, ahorró por tres semanas para poder acceder a la zona de sillas; pago por su boleto USD 140. “Había que hacer el esfuerzo, hasta lavé el vehículo de mi padre por dos semanas”.

La joven estuvo a 10 metros de la tarima principal, no podía creer que el ídolo de sus sueños (Rivera) -aunque un poquito pasado de peso- estaba frente a ella. Una hora de concierto y Rivera rememoró sus éxitos como Cara de niño, Quiero, La misma historia, Odiame y Ese.

Pasadas las 22:00 fue el turno para la merenguera Olga Tañón. Salió con fuerza. Su tema Bandolero arrancó aplausos y puso a bailar a los presentes en los graderíos, zona de palco y sillas. Sus dos horas de concierto fueron un derroche completo de energía junto a sus cuatro bailarines.

Graciela Zambrano, una joven ama de casa, arribó desde Chone. Dejó a sus dos hijos a cargo de su madre y salió con su hermana y tres primas rumbo a Manta. Dos vaconas que tenía como herencia las vendió en USD 800 para cubrir el costo de las entradas. “Es un gusto que pocas veces una de puede dar en la vida”. Graciela con sus 23 años no dejaba de bailar al son de las canciones de Tañón. Su blusa sin mangas turquesa quedó empapada del sudor.

A la 01:20 fue el turno para Rakim & Ken-y. Diez canciones de reggaetón y bachatas fueron coreadas por el público. A las 02:00 culminó la velada que congregó a los seguidores manabitas de los cantantes boricuas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)