19 de June de 2012 15:46

Los azuayos atesoran recuerdos especiales de Bunbury

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La mitad de la sala de su casa se convirtió en una suerte de museo. Allí se destaca la figura delgada, alta, de tez blanca, ojos verdes, cabellera abultada y rizada del cantante español Enrique Bunbury. Él está plasmado en centenares de ‘suvenirs’ que pertenecen al cuencano Bruno Chacón, de 36 años.

Es seguidor del artista que tenía previsto presentarse anoche en Cuenca. El gusto por su música le llevó a convertirse en un coleccionista de diferentes objetos alusivos a Bunbury.

Ahora, Chacón edifica su vivienda y allí tendrá una habitación para colocar los artículos de su artista favorito. La sala de la casa de sus padres es el actual espacio provisional donde tiene más de 250 discos del español.

Se destaca una paca de cervezas, que la mandó a comprar en España. En cada botella está plasmado el rostro del ex integrante de los Héroes de Silencio.

Tiene otros artículos como un sombrero de estilo baquero de tonalidad negra y con el símbolo de una calavera en el centro. Chacón dice que la mayoría de banderas, llaveros, muñecos, libros... adquirió a través de Internet o en los viajes al extranjero.

Este cuencano se emociona al tomar una guitarra de madera. Los cuida con minuciosidad porque en octubre del 2009 fue autografiada por Bunbury.

Chacón, quien es el presidente del club de fans de los seguidores de Bunbury en el Ecuador, asegura que gracias a revistas y colección de siete libros conoce sobre la trayectoria del cantante de 44 años. En esas publicaciones hay datos y fotografías inéditas.

El cuencano Armando Izquierdo también tiene libros de Bunbury. El más especial se titula ‘Lo demás es silencio’, obra que es impresa a blanco y negro.

Izquierdo se sabe de memoria los hechos de la vida del artista. Uno de ellos es que su carrera la inició a los 12 años, cuando compró su primera guitarra eléctrica con 5 000 pesetas. La financió con sus ahorros.

Kléver Samaniego es otro de los fanáticos. Para él, el recuerdo más especial es una fotografía con el cantante español que presenta, en la actualidad, por varios países su gira Licenciado Cantinas.

Samaniego tiene en su memoria cada uno de los instantes que compartió en octubre del 2009, cuando el español se presentó en el cantón azuayo del Sígsig. Conoció que Bunbury es amante de la naturaleza y le gusta caminar.

Prieto Arcentales, dueño de la Hostería El Barranco de Sígsig, cree que tiene el recuerdo más especial de Bunbury. Tiene un póster firmado por él, fotos y un autógrafo escrito en la chimenea de la habitación en la que se alojó.

Para los seguidores del cantante, de 32 años de trayectoria, en la capital azuaya existen varios lugares donde pueden conseguir artículos como los locales de venta de discos como Musicalísimo, Surtido y Círculo Musical.

En este último negocio además de todos los discos LP o DVD, se cuenta con recuerdos como muñecos del cantante, llaveros, billeteras, camisetas y otros artículos.

Según su propietario, John Jara, la demanda es elevada y, en las dos últimas semanas, es mayor. Él ha comercializado una gran cantidad de discos y camisetas, muñecos. Estos últimos objetos cuestan USD 25, las camisetas valen 14 y las mochilas 15.


Los objetos coleccionables de Bunbury


Uno de los objetos más demandados es el logotipo de los Héroes del Silencio.

Bruno Chacón compró en España una paca de cervezas con el rostro del cantante.

Una guitarra autografiada conserva Bruno Chacón, presidente del club de fans.

Un muñeco de madera de Enrique Bunbury cuesta USD 25. Tiene demanda.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)