17 de May de 2014 00:03

Aprovechar ingredientes creativamente

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

Italia encontró una estupenda forma de reutilizar un alimento en perfecto estado. La masa que sobraba de la pasta -una vez que se procesaba- se juntó para darle una forma circular y aplanada. Sobre este material se colocaron pasta de tomate, queso y un sinfín de ingredientes que darían vida a la pizza.

Así, con los ingredientes que más se utilizan en los hogares y en restaurantes, es sencillo crear nuevas recetas que eviten las mermas de la comida y den vida a distintos platos de igual o mayor disfrute que el original.

La cocina es un laboratorio y la reutilización de productos cabe dentro de esta ciencia como una forma de aprovechar al máximo cada alimento. Para Esteban Cisneros, gerente del restaurante Nigiri Sushi, es importante sacar provecho de todos los ingredientes que utilizan en el local. Por ello, han acudido a la imaginación para renovar constantemente su menú diario.

Una cortesía de la casa en Nigiri son las zanahorias glaseadas. Esta entrada -zanahorias cortadas en forma de bastón- nació de un elemento que se estaba desperdiciando. Cisneros explica que para hacer la salsa de anguila -con la que se suele acompañar el sushi- se utiliza una cocción de vegetales para extraerles sus sabores, entre ellos la zanahoria. Una vez hervidos, los vegetales se botaban.

Cisneros dice que se dieron cuenta que la combinación de la zanahoria con la salsa de anguila tenía un sabor placentero. Por lo que decidieron cortar los bastones de zanahoria -una vez que esta haya hervido- y apanarlos con masa tempura. Después los fríen y se sirven junto a la misma salsa. Cisneros explica que esta entrada es de las favoritas de los comensales.

Asimismo, han nacido platillos como el chaulafán, que -para el profesor de técnicas y servicios de la UDLA, Felipe Romero- es parte de la cocina ecuatoriana. En las casas del país se acostumbra a tener un poco de arroz, granos como la lenteja y el fréjol y siempre sobra cebolla, apio o cachitos de tomate, que se pueden utilizar en este tipo de platos.

El tomate es un caso específico. Cuando están duros se los utiliza sin problema en las ensaladas. Una vez que pierden este aspecto fresco, la gente suele deshacerse de ellos. Pero, incluso un tanto suaves -los tomates- están en buen estado para la elaboración de sopas o pasta de tomate.

Para la segunda opción no se requiere que los tomates estén firmes. Puesto que se los hierve y luego se los licúa con sal, aceite, cebolla -y los ingredientes que se desee añadir- antes de regarlos sobre el espagueti.

Los platillos de sal no son los únicos que nacen de estas creaciones con ingredientes mínimos. Para el postre, Romero explica que se puede recoger el pan duro que se suele guardar en las casas para molerlo y apanar carnes o pollos.

Si a ese pan se lo puede componer con leche y huevos para dar forma a un budín de pan. Al cual se le pueden añadir más ingredientes al batir la mezcla. Entre ellos el queso y los higos (picados) son útiles.

Lo interesante de este tipo de platos es que no requieren de mucho tiempo de preparación. Ya que parten de una preparación previa. Por lo que suelen tardar un aproximado de 20 minutos en realizase.

Romero explica que aún cuando se desee sacar provecho de todos los ingredientes que están en un restaurante o en casa, hay que respetar una regla básica: que el alimento se mantenga fresco en un lugar refrigerado. El tiempo de duración en frío -según Romero- puede ser de hasta tres días, pero siempre dependerá del tipo de alimento con el que se esté trabajando.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)