12 de July de 2010 00:00

Entre la alfombra roja y la corte

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Red. Espectáculos y

El destello de los flashes y la atención de las miradas es lo único que se repite de una premier cinematográfica o de una gala de premiación. El resto cambia: los guardaespaldas, por una escolta policial; el ambiente de fiesta, por un rostro apesadumbrado; y la alfombra roja por los graderíos que llevan a la corte.La reciente secuencia del llanto de la actriz estadounidenseLindsay Lohan(‘Freaky Friday’), tras escuchar el veredicto de la jueza de Los Ángeles, Marsha Revell, por violar su libertad condicional a 90 días de cárcel, recorrió los medios durante la semana anterior. La sentencia fue clara: prisión e internamiento en un centro de desintoxicación con alcolemias regulares hasta 2011.

Las imágenes traen a la memoria escenas parecidas, que tuvieron por protagonistas a artistas reconocidos y a estrellas de la farándula. Desde el caso del cienasta parisino, Roman Polanski, director de las premiadas ‘El bebé de Rosenary’ y ‘El Pianista’ , quien permanece en arresto domiciliario en Suiza, bajo el cargo de haber abusado de una menor en los años setenta. Hasta las recientes visitas a la corte del actor Charlie Sheen, conocido por su rol en la comedia ‘Two and a half men’ y acusado de violencia doméstica por su esposa. Su audiencia se aplazó hasta el 2 de agosto.

Como la acusación sobre Sheen, los casos por agresiones son numerosos. Sucedió con la cantante inglesa Amy Winehouse, quien fue juzgada en el 2009, tras agredir a una fan ebria que se le acercó por un autógrafo. Mientras que, el actor Mel Gibson está siendo investigado en el marco de una acusación por un incidente de violencia doméstica.

La modelo y actriz británica Naomi Campbell fue condenada, en el 2007, a trabajos comunitarios tras ser encontrada culpable de las lesiones provocadas sobre su ama de llaves.

Actualmente, Campbell está envuelta como testigo en el proceso que se sigue al ex dictador de Liberia, Charles Taylor. El testimonio de la modelo versará sobre el diamante de sangre que Taylor le regaló tras coincidir en una cena en Sudáfrica, en 1997.

Otros procesos legales han llegado a tener niveles más polémicos y escandolosos. Un ejemplo es el que se siguió al jugador de fútbol americano, presentador de TV y actor (‘Naked Gun’), O.J. Simpson. Él fue acusado de doble homicidio, por los asesinatos de Nicole Brown, su ex esposa, y el amigo de esta, Ronald Goldman.

Tras una persecusión al estilo hollywoodense, Simpson fue detenido. El juicio se desarrolló en 1995. Y en julio, frente a 150 millones de espectadores, el jurado dio el veredicto de “no culpable”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)