27 de enero de 2018 11:04

Pau Donés y Manuel Medrano dejaron su pasión en Quito

Concierto de Jarabe de Palo realizado en el Agora de la Casa de la Cultura. En la foto a la derecha, Manuel Medrano cantando junto al vocalista de Jarabe de Palo,  Pau Dones. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Concierto de Jarabe de Palo realizado en el Agora de la Casa de la Cultura. En la foto a la derecha, Manuel Medrano cantando junto al vocalista de Jarabe de Palo, Pau Dones. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 1
Fernando Criollo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Ágora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana fue el escenario de un San Valentín adelantado con el encuentro de Pau Donés, vocalista de la agrupación española Jarabe de Palo, y el colombiano Manuel Medrano. Dos generaciones musicales que coinciden en el amor y sus distintos estados y formas como fuente de inspiración para muchas de sus composiciones.

El concierto se inició a las 20:00 con entradas agotadas en dos de las tres localidades habilitadas para el evento y con la presentación de Mina. La artista ecuatoriana interpretó un par de temas que pertenecen a la corriente del hiphop electrónico y que serán parte de un proyecto discográfico.

Minutos después, con el escenario a media luz, la silueta de Pau Donés sosteniendo un ukulele emocionó al público que lo recibió con una ovación unánime. Él saludó a Quito con el tema Mmm, interpretado sin juego de luces ni proyecciones en las pantallas grandes.

La tenue iluminación dejaba ver la inscripción 11-10-1966 en la camiseta negra del español, mientras interpretaba Dicen, del álbum ‘Un metro cuadrado’. El código hace referencia a su fecha de nacimiento, de la que también surge la idea de ’50 palos’, nombre del disco publicado el año pasado y de la gira que lo trae de vuelta al Ecuador.

Piano, chelo, contrabajo como base de un ensamble más íntimo y acústico acompañaron a temas como Tiempo, Depende, Déjame vivir hasta llegar a Mama, un tema con aires flamencos dedicado a la memoria de la madre de Donés y que el público acompañó con aplausos.

“Hay mucha gente bonita en Quito esta noche y por eso cantamos esta canción”, dijo Donés como introducción a la canción Bonito y a la que le siguieron Humo, Me gusta cómo eres y Agua, coreado por todos los presentes. Completo incompleo, No te duermas, Te miro y tiemblo, El lado oscuro y Dos días en la vida completaron un repertorio que finalizaba con una versión inédita de Flaca, interpretada a dúo con Manuel Medrano, para cerrar con la canción Grita, que terminó con una reverencia de Donés, como muestra de agradecimiento y afecto mutuo con el público.

La tercera parte del espectáculo comenzó con la interpretación de Bajo el agua, del álbum homónimo del colombiano Manuel Medrano, quien llegó acompañado de su propia banda para compartir temas como Cuando te pensaba, La mujer que bota fuego, Quédate y El Swing de la propuesta. Fue un conjunto de canciones que mostraron la versatilidad del artista paisa y la diversidad de géneros que influyen en sus creaciones musicales.

“Qué alegría verlos a todos aquí. Esta canción se las vamos a dedicar a todos los que tienen un amor platónico o un amor a distancia”, dijo el ganador de dos premios Grammy como preludio del tema Una y otra vez y al que le sucedió la canción Si pudiera.

Antes de cantar Sin saber por qué, Medrano aprovechó una pausa para guardar un recuerdo del concierto en su celular. “Somos tan felices que queremos inmortalizar este momento”, explicó antes de encuadrar su teléfono móvil para hacer un video y algunas ‘selfies’ junto al público y que prometió subirlas a su perfil de Instagram, para que los asistentes al show pudieran etiquetarse.

La presentación de Medrano siguió con Cómo hacer para olvidarte, Yo solo nado contigo y No sé si salga el sol, mientras seguía posando para las fotos y grababa mensajes en los celulares de sus fans, ansiosos por registrar cada detalle de la presentación.

El concierto terminó con los temas Donde nadie pueda ir y Afuera del planeta. “Qué hermoso país. Siempre los llevamos en el corazón. Gracias”, se despidió Medrano, quien formaba un corazón con sus manos y recibía la misma señal de afecto por parte de sus fanáticos en los graderíos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)